Oscar Montiel

Activista, un tip para el cambio verdadero

Por , @tlacoyodefrijol , 5 de julio de 2012

Ver más allá de uno mismo. Suena fácil, porque desde pequeños nos han enseñado esta frase de “ponerse en los zapatos del otro”, pero ponerlo en práctica no es tan sencillo. Hace poco tuve oportunidad de conocer a Todd Litman, gran especialista en el tema de movilidad urbana sustentable y fundador y director del Victoria Transport Policy Institute -en la página de ITDP México se hizo una nota al respecto de su visita, por si gustan saber más de su trabajo y del por qué de su estancia en DF-. Platicando con él, hizo llegar a mi una verdad que nunca había pensado y que me hizo cambiar la perspectiva de muchas cosas con respecto a lo que hago, esta fue: un activista debe de dejar de actuar por ego si es que quiere llegar a cambiar algo.

Después de decir eso, con su inglés de acento canadiense, muy amable me explicó lo siguiente: “Algunos lo hacen por el reconocimiento, otros por sentirse bien consigo mismos, algunos por impresionar a alguien, por tener amigos, etcétera. Pero uno debe de hacer las cosas por la causa. No te quiero decir que esté mal hacerlo por las otras razones, creo que ningún motivo para hacer algo bueno es realmente cuestionable, simplemente, si alguien quiere liderar y generar un cambio verdadero, es importante poder ver más allá de uno mismo”.

Podríamos ver como el ejemplo más fácil al respecto una situación que pasa comúnmente en la ciudad: mientras nos movemos de un punto “A” a uno “B”, piense usted, estimado lector, en la forma en la que normalmente se hace esto: se puede caminar, usar transporte público, una bicicleta, auto, moto, por mencionar algunos. Ahora piense en que alguien interfiere en su camino, un peatón cruza la calle, un ciclista entra a su fila de vehículos, va lento en comparación a un automóvil, o es incluso un automóvil lento. El enojo es enorme: ¡¿por qué alguien se me aparece así?!, ¿por qué interfiere con mi auto?, ¿por qué interfiere con mi pedaleo o con mi prisa al caminar?

Creo que de eso se trata ver más allá de uno mismo y actuar sobrepasando nuestro ego. Dejar el yo, yo, yo, para pensar en la seguridad de todos. Pensar en que no solo el diseño adecuado de la infraestructura hará una calle más segura, también la educación propia nos hará respetar al que va lento frente a nosotros, igual que a cualquier otro que pedalee, maneje o circule en el transporte público. Poder lograr lo que Todd Litman me dijo, ver las cosas más allá de uno mismo, se puede dar justamente en esta situación: probablemente no sabremos nunca por qué esa persona se cruzó de esa manera o va a tal velocidad, y eso no necesariamente nos corresponde, sin embargo, lo que sí nos corresponde es cuestionar: ¿por qué lo que yo estoy haciendo es más importante que lo que está haciendo el otro?

Temas: , , , , , , , , , , , , , , ,

  • http://twitter.com/xcoatl Beto Borbolla

    Muy cierto … yo he meditado al respecto y en el tema del tráfico una perspectiva que ayuda es pensar que todo está interconectado: el no dejar pasar a alquilen en un cruce (o el típico cerrón) a la larga (suerte de un efecto mariposa) ocasionará un efecto mayor e incluso una demora en tu propio camino …
    La otra línea de pensamiento es que finalmente todos queremos lo mismo: llegar a nuestro destino (sí, incluso ese señor que grita y mienta madres, o aquel taxista que “echa lámina”), llegar a casa a abrazar a nuestro hijo, descansar de un pesado día de trabajo, mal comer después de estar 2 horas en el tráfico, etc … Al final del día todos buscamos “escapar” de la ciudad, porque como dice @rot_wailer : la ciudad está muerta, esta podrida … así que en el fondo la tolerancia y la comprensión obedece al más básico sentido de solidaridad …

  • Ines Alveano

    La cultura consumista nos ha “deseducado” en la empatía.  Nos hace pensar siempre en nosotros: primero yo, luego yo, y si queda algo… yo. Me parece que el uso del automóvil continúa inhibiendo esa capacidad que teníamos (todos, desde pequeños), de sentir lo que el otro siente.  Lo más paradójico es que mientras más pensamos en nosotros, más solos nos sentimos.  Por eso creo fielmente que la movilidad (en bici, en transporte público o caminando), nos vuelve a nuestros orígenes.  Nos muestra el camino de regreso a la conexión con otros seres humanos, y al tiempo que nos llega, tenemos ciudades más amables.  Gracias por tu artículo.  

  • Leticia Maldonado

    Me encantó el planteamiento que haces respecto a poder ser empáticos también en nuestra forma de movernos en la ciudad. Y me lleva a pensar en cómo nos movemos en la vida en general. Ojalá y todos viviéramos de manera más empática en todas las esferas de nuestra vida.  En qué momento perdimos la posibilidad de tomar en cuenta y respetar a las demás personas?
    Felicidades!!!!!!!

  • Jorge Iván Ballesteros Toro

    Me recuerda que es posible y que no estoy alejado de la realidad. +Bicicletas +Cultura +Ciudad. http://www.facebook.com/jiballesterost