Inés Alveano

Bicicamión, parte 2: las ventajas de viajar en grupo

Por , @inesalag , 21 de noviembre de 2012

Con la 1ra parte de este texto ya se imaginaron -e incluso juzgaron- a una bola de niños avanzando, con sus uniformes puestos, arriba de sus bicicletas hacia o desde su escuela.  Ya descartaron o fantasearon con lo mismo en las zonas que ustedes frecuentan -si no lo han hecho, les recomiendo ampliamente que la lean-. Ahora les voy a contar una anécdota similar a esa primera, pero en lugar diferente y con personajes también bastante diferentes.

El orquestador es un profesor de medicina, en Morelia, Michoacán. Hace varias décadas conducía un programa en la radio, Nicolaíta, de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. El programa era titulado “ciclismo en marcha”. Durante varias decenas de sábados habló del uso de la bicicleta desde diversos enfoques, alternándolo con música alusiva a ella.  Apuesto a que nunca imaginó lo que estaría haciendo en estos días, y mucho menos, que lo haría siendo miembro del Sistema Nacional de Investigadores.

Por azares del destino, incluyó en su metodología de enseñanza, actividades culturales.: mandaba a sus alumnos a una amplia variedad de conciertos de música, teatro, exposiciones de pintura, etcétera, mismas actividades que contaban para acreditar la materia.  Y un buen día decidió que ya había sido suficiente con ser ejemplo viviente de que la bicicleta puede ser un buen medio de transporte -incluso para un profesionista en traje-.  Acto seguido, y con conocimiento de que todo había salido bien en Colima, invitó a su alumnado -hombres y mujeres, claro está- a hacer sus traslados hacia y desde la facultad en bicicleta durante una semana -como parte de dichas actividades culturales y deportivas-. Se apuntaron 9 masculinos y 11 femeninas, de un total de 39. El alborotador les consiguió las bicicletas con Bicivilizate, una asociación civil que promueve el uso de la bicicleta como medio de transporte ahí mismo, en Morelia.

Considerando los domicilios de los participantes y la logística de algunos que harían uso de la intermodalidad -primero bus y luego bicicleta, por vivir demasiado lejos-, se diseñaron 3 rutas,  todas ellas con sus respectivas “paradas” y horarios.

Creo no poder superar con letras las posibilidades del lector, así que dejo a su imaginación las partes del traslado, no aportando más que algunas pistas:

Todos los participantes visten diario de blanco (incluyendo zapatos) y portan batas. Los contingentes no sumaban más de 7 personas. Dado que son autosuficientes y estaban en la etapa de la post-adolescencia, pueden incurrir en faltas de tránsito. Pueden ver el video subido a YouTube a continuación:

Lo que sí quiero abordar, son algunas de las conclusiones a las que podemos llegar:

  • Considerando que en general, las ciudades mexicanas son hostiles para peatones y ciclistas, el bici-camión supone un modo de transportarse más seguro, que si lo hiciera cada quién por su lado. Ello quizás debido a que es un grupo vistoso y cuyos integrantes se “cuidan” mutuamente (no es lo mismo “echarle el auto” a uno solo, que a un grupo)
  • El bici-camión incluye también un disfrute más amplio o por lo menos diferente durante el traslado (no es lo mismo ir cada quien con sus pensamientos, que avanzar acompañados)
  • Es una alternativa viable para las personas que no se atreverían a hacerlo solas -ya sea por temor al prejuicio, o por sensación de vulnerabilidad-.  Más de una persona de este grupo de médicos en formación, tenía el temor de ser juzgada de “jodida” por usar la bici como medio de transporte, o de que los lastimaran en el camino.
  • El bicicamión es una opción real al problema del traslado de los hijos a la escuela (los que viven relativamente cerca, claro está). Es una oportunidad para los padres que llevan a sus hijos en auto, aunque esté a 4 cuadras de la casa.
  • El cambio en la movilidad -de pasiva a activa, de auto a bici- podría contribuir en buena medida, a la prevención del sobrepeso y la obesidad, no sólo infantiles, sino de la población adulta.
  • Mientras más gente se traslade en bici a su lugar de estudio, menos espacio se requerirá para estacionamiento de autos (eso, y sus implicaciones económicas ya las entendió el Tec de Monterrey campus Guadalajara).

Estas son mis conclusiones, para alentarlos a que aporten las propias mediante sus comentarios.  Les agradezco de antemano.

Temas: , , , , , , , , , , ,