Ruth Pérez López

CdMx: la bicicleta no ve estereotipos, las personas sí

Por , @ruthtzin , 22 de agosto de 2012

En México existen toda una serie de concepciones sobre la bicicleta, pero comparando las características sociales de los ciclistas de la delegación Cuauhtémoc, Distrito Federal, y las de quienes usan la bici en Cuautitlán, Estado de México, podemos ver que en el primer caso nos encontramos con que 64% de los usuarios de Ecobici cuentan con licenciatura terminada, según la encuesta “Percepción del sistema de transporte individual ECOBICI” realizada en 2010 por la Secretaría de Medio ambiente del DF, en contraste con 11% de los usuarios del bici-estacionamiento del tren suburbano, según la “Encuesta a los usuarios del biciestacionamiento de la estación “Cuautitlán” del Tren Suburbano”, realizada en 2012 por CEMCA, ITDP y Biciverde. Son perfiles muy diferentes, pero todos son usuarios de bicicleta.

Muchas de las concepciones que tenemos sobre este medio de transporte conllevan a frenar su uso y la difusión de sus beneficios. En primera instancia sabemos que es principalmente considerada como un objeto recreativo y deportivo, mientras su uso como medio de transporte es percibido como ineficiente, peligroso, inseguro e inadecuado para las calles de la ciudad. Además, es un vehículo asociado a una clase social baja: está vinculado a las poblaciones de escasos recursos, al “pobre”, al “jodido, al “naco” y/o al que no tiene la posibilidad de acceder a la compra de un automóvil. Recientemente, los ciclistas han sido incluso calificados de “mugrosos” por parte de un grupo de residentes de la colonia Polanco, Distrito Federal, que se oponían a la implementación del sistema de bicicletas públicas Ecobici en cerca del lugar en el que viven.

Por otro lado, y en sentido contrario, también están surgiendo nuevas concepciones sobre este medio de transporte y se está generando un discurso que difiere del anterior: la bicicleta se tiende a relacionar cada vez más con los “fresas”, la “gente chic” y “nice” y con aquellas personas que viven en la “Ciudad de Vanguardia”, es decir, en las zonas céntricas de la ciudad en las que se están invirtiendo parte importante del presupuesto público, en obras de rehabilitación del espacio y transporte público.

Debido en gran parte a las acciones emprendidas por el Gobierno del Distrito Federal y la Secretaría del Medio Ambiente para promover el uso de la bicicleta en la Ciudad de México, está surgiendo una nueva figura en el escenario urbano: la del ciclista proveniente de estratos socioeconómicos medios y altos, gran parte de los usuarios de Ecobici. Este tipo de ciclista contrasta con el que proviene de las colonias populares y que usa la bicicleta por razones principalmente económicas: por una parte, 26% de los usuarios de Ecobici usan el sistema como una forma de cuidar el medio ambiente y 25% para llegar más rápido a su destino, por otro lado, de los ciclistas del Estado de México que usan el bici-estacionamiento de la estación “Cuautitlán” del Tren Suburbano, 41% usan la bicicleta por cuestiones de rapidez y 33% por razones economicas. Únicamente el 1% de los ciclistas de Cuautitlán señala los aspectos ecológicos como algo ligado a su uso de la bicicleta y la misma proporción de los usuarios de Ecobici menciona el criterio económico como motivo de adopción de este medio de transporte.

En mi opinión, al implementar Ecobici en colonias centrales de estatus social más elevado, no solamente se están promoviendo prácticas de movilidad que eran y siguen siendo marginales y minoritarias en estas zonas -la delegación Cuauhtémoc genera únicamente el 8% de los viajes realizados en bicicleta en el Distrito Federal, frente al 28% que genera la delegación Iztapalapa-, sino que también se está contribuyendo a romper con el estereotipo, hasta la fecha vigente, de la bicicleta como un transporte propio de las clases populares. Por lo tanto, las representaciones que se tienen sobre la bicicleta están cambiando y son, cada vez, más heterogéneas.

Estos cambios que se están produciendo en la ciudad son, a mi parecer, bastante alentadores pues las mutaciones en las prácticas de movilidad de los individuos se producen, ante todo, por un cambio en sus representaciones sociales. Al difundir una imagen más “chic” de la bicicleta, Ecobici está impulsando una evolución del sistema de valores de los individuos. La bicicleta se está convirtiendo en un transporte que se usa por elección y ya no únicamente por falta de opciones o de recursos económicos. Se está rompiendo con prejuicios y concepciones que impiden el incremento del uso de la bicicleta y está motivando su adopción por las clases más adineradas.

En otras palabras, el número de desplazamientos cotidianos y la elección del medio de transporte no son únicamente el producto de exigencias relacionadas con el trabajo u otras actividades, sino que revelan una relación con las posiciones sociales de los individuos y el sentido que las personas atribuyen a su forma de vida. Por ejemplo, el automóvil revela un producto marcado socialmente: su posesión no responde únicamente a necesidades de movilidad, sino a aspiraciones de clase y de diferenciación social.

La bicicleta está en los ojos de quien la mira. Fuente de la imagen cluecool.com, en el post "Be Cycle and Fashion"

A su vez, la bicicleta tiene connotaciones negativas. Durante un estudio exploratorio llevado a cabo con 41 individuos que usan la bicicleta para desplazarse en la ciudad y cuyos resultados se publicaron en el libro “Por mi ciudad en bicicleta”, se pudo observar que las personas que elegían este medio de transporte para ir al trabajo suscitaban una reacción de desaprobación por parte de los familiares y colegas de trabajo. Por ejemplo, Ricardo Cruz, profesor de 55 años del Instituto Politécnico Nacional (IPN), relata cómo durante mucho tiempo fue discriminado por ir a impartir clases en bicicleta y al mismo tiempo se enfrentaba a comentarios de su propia familia que no entendía como un “ingeniero puede andar en bicicleta”. Otra mujer de 37 años, Cynthia Castañeda, empleada en una empresa, se tenía que enfrentar a las burlas de sus compañeras a quienes les “daba risa” verla llegar a las reuniones en bicicleta.

Estas reacciones de desaprobación revelan cómo el uso de un medio de transporte nos remite a nociones de valores, identidad, estatus social y modos de vida. Los individuos justifican su elección de medio de transporte sobrevalorándolo y denigrando las otras opciones: evocan aspectos positivos del modo usado (el sentimiento de libertad, autonomía, rapidez y seguridad que proporciona el coche, por ejemplo) y mencionan aspectos negativos de los demás modos (el transporte público como ineficiente, sucio y peligroso, por ejemplo). Las costumbres y hábitos, junto con las concepciones, actúan como un freno ante el cambio social positivo.

Si bien en la actualidad algunos residentes de algunas colonias, como es el caso de Polanco, no ven con buenos ojos la implementación de Ecobici en “su” territorio, con el tiempo lo irán aceptando, adoptando e integrando en sus usos y costumbres. A pesar de ellos, su colonia se convertirá en un ejemplo y en un motor de cambio para otras zonas de la ciudad y otras personas, participando en la deconstrucción de viejos estereotipos. Porque la bicicleta no está dirigida a un grupo social en particular, no es de “fresas” o de “nacos”, no ve estereotipos, sino que representa un medio de transporte universal.

Temas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

  • Sergio Mendoza

    El articulo esta bonito. Adelante con estos nuevos cambios de desplazamiento humano. Gracias por compartir todas estas ideas y algunos numeros que seguramente iran mejorando con el paso del tiempo.

  • Roberto Salas

    A esta tendencia ya nada la detiene, enhorabuena, hola de nuevo bici, byebye coche

  • Guénola

    me gustaron los sociotipos y no estereotipos. ¿cuando se hace un programa ecobici (adaptado) en la Doctores?

  • Ines Alveano

    ¡Hola Ruth! No sabía que hubieran hecho este tipo de estudios. Importantes conclusiones. ¡Vamos mas allá del automóvil!

  • 2Ride

    Todos las deberíamos de usar cuando menos 2 días a la semana, bajamos la contaminación y el trafico de nuestras cuidades #GoElectric http://www.2ride.mx