Javier Hernández

Congestionar para descongestionar

Por , @jahernandezhe , 29 de marzo de 2012

Decir que el congestionamiento de tránsito vehicular se puede utilizar para reducir el congestionamiento parece contradictorio, pero tiene sentido:

Un carril tiene capacidad para cierta cantidad de vehículos circulando durante cierto tiempo, digamos 750, y, siendo muy simplistas, se puede decir que dos carriles tendrán capacidad para el doble, mil 500, y tres carriles el triple, 2 mil 250. Entonces, si se tienen tres carriles tendremos un congestionamiento que involucra a una gran cantidad de vehículos, pero si se reduce el número de carriles, digamos a 1, los vehículos que estarán involucrados en el supuesto congestionamiento serán mucho menos. Sin embargo, para los automovilistas que utilizan la vialidad y para los que observan el tránsito en esa vía, esta aún estará congestionada, pero 700 automóviles contaminan mucho menos que 2 mil, además de que ese congestionamiento menor inhibe a otros vehículos de ese tipo a circular al menos por esa vía.

Es sabido por muchos que cuando los conductores de vehículos encuentran vialidades que les permiten llegar más rápido a su destino, las utilizan, y poco a poco estas se saturan nuevamente, por lo que pensar que más vialidades resuelven el congestionamiento es un error, ya que lo que realmente se hace es promover el uso del automóvil y atraer más vehículos en un círculo infinito, este fenómeno también es conocido como tráfico o demanda inducida –además, tengamos en mente que en la las ciudades mexicanas, en promedio, solo 30% de los viajes diarios se realizan en automóvil-.

El automóvil es el vehículo principal emisor de CO2 y de contaminación en general, es por ello que una vialidad contribuye a incrementar emisiones de CO2, y por esa razón, en ellas se deben reducir el número de dichos vehículos -que además, son sub-utilizados, con un promedio de 1.2 pasajeros por coche-. Así se desincentiva el uso del automóvil y por lo tanto los congestionamientos, además de que se reduce la producción de contaminantes locales y gases de efecto invernadero.

El congestionamiento actual existe a causa del mal uso del automóvil y lo que se debe hacer, desde mi punto de vista, es utilizarlo para saturar las calles de coches mediante la disminución del ancho de las vialidades dedicadas a ellos, ampliando banquetas que serán agradecidas por los peatones y generando carriles exclusivos para bicicletas y transporte público, donde se podrán mover más personas de forma más eficiente. De esta manera promovemos la reducción del uso del automóvil a la vez que incrementamos las opciones de movilidad sustentable.

Estas acciones parecen agresivas, y lo son, pero ayudarán a mejorar la movilidad y la salud de todos, contribuyendo además a rescatar nuestros espacios urbanos, el espacio público.

Temas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

  • http://salvolomas.posterous.com UrbanoLomas

    Totalmente de acuerdo. Hay que poner las calles a dieta, para que disminuya su capacidad de recibir automoviles, destinando los carriles eliminados a Transporte Publico, a ciclocarriles y a ampliar banquetas para los peatones. La disminucion en el uso y dependencia del auto es es realidad una guerra de desgaste, en la que se debe incrementar el costo en tiempo, en molestias y economico al automovilista, hasta hacerlo desistir de su uso indiscriminado, y a que racionalice la conveniencia o no de su uso cotidiano.

  • Ines Alveano

    Muy buen artículo. Y tu conclusión me recuerda a la afirmación de Jaime Lerner que reza algo así: “las cosas difíciles tardan una semana; las cosas imposibles, un poco más”.