Ciudades para la gente, urbes más habitables

Por Transeúnte , 7 de marzo de 2011

 

Espacios urbanos que sean más amables para sus habitantes, que posibiliten el encuentro con los otros y generen nuevas miradas sobre lo público, fueron algunos de los tópicos  discutidos en la ponencia “Nuestras ciudades hacia el 2030”, que se llevó a cabo el pasado 5 de marzo, en el Museo Franz Mayer, de la ciudad de México, con motivo de la exhibición “Nuestras Ciudades, Nuestro Futuro”.

Así, la planeación de las ciudades ya no sólo se reduce a un debate técnico sobre diseño o arquitectura, sino a la relación que dichas disciplinas tienen con las prácticas sociales y culturales que se desarrollan dentro del espacio urbano.

El arquitecto Jan Ghel, quien participó en el panel, cuestionó la tendencia de construir ciudades para los automóviles, pues lo único “que se logra con ello es deshumanizar los espacios que habitamos”.

En contraste con ello, es necesario, apuntó el experto,  cambiar el paradigma “sobre las ciudades que queremos. Debemos tener urbes atractivas, seguras, sostenibles, vibrantes y sanas”.

Siguiendo esa línea, Ghel indicó que las ciudades, a nivel mundial, se han hecho menos democráticas, pues han tendido a la privatización de los espacios. El coche se ha configurado como una extensión del espacio privado, ocupando las calles, impidiendo, además, que la gente pueda convivir de manera directa.

El proceso de democratización de los espacios públicos no es espontáneo y debe  ser progresivo, pues hay que comenzar, tal como lo apunta el también autor del libro “La humanización del espacio urbano”, por implementar políticas que inviten a la gente a andar en bicicleta y a caminar. “Invitar es, entonces, la palabra clave, que permite involucrar a la gente cuando se hace ciudad”, agregó el ponente.

Los ciudadanos deben de darse cuenta de que la bicicleta ya no sólo es una manera más de transporte, sino que es una forma de vida, que hace a las ciudades más visibles.

Por su parte, Salvador Herrera, director ejecutivo del Centro de Transporte Sustentable (CTS), abundó sobre los factores que se deben tomar en cuenta para concebir las ciudades en 20 años (hacia el 2030).

En Latinoamérica las ciudades sólo destinan 1.2  por ciento del total de su trama vial para transporte público, un tema, que de acuerdo con Herrera, “manifiesta una contradicción entre las ciudades sustentables que supuestamente los gobiernos desean y lo que realmente se está haciendo”.

Sumado a ello, el representante del CTS subrayó que el Distrito Federal es la ciudad en la que más se camina en América Latina, “algo que nos da un potencial muy grande para planear la urbe en términos de las personas y no de los coches”.

“Nuestras Ciudades hacia el 2030” fue una mesa organizada por el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo, que intentó, parafraseando al ex alcalde de Curitiba, Jaime Lerner, crear una conciencia sobre una visión generosa de la ciudad que permita tener una concepción generosa sobre quienes la habitan.

Temas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,