Falta de accesibilidad universal en transporte público

Por Transeúnte , 22 de octubre de 2009

La accesibilidad al transporte público no sólo es un problema para las personas con discapacidades físicas, sino en general para todos los usuarios, explicó Jesús Sánchez, director técnico del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP por sus siglas en inglés).

“El concepto de accesibilidad, que es la facilidad para entrar a un lugar, se ha reducido y a veces no se considera que ésta tenga que ser universal, pues los transportes públicos no sólo tienen que ser amables con las personas en muletas o ciegas, sino con todos”, comentó Sánchez.

Por su parte, Federico Fleichmann, presidente de la asociación civil  Libre Acceso dedicada, entre otras cosas, a mejorar la infraestructura en la ciudad para personas con discapacidades, define accesibilidad como aquello que permite a todas las personas visitar un lugar, sin importar sus capacidades técnicas o físicas.

Asimismo, el representante de ITDP afirmó que en el caso del metro hay instalaciones de hace 40 años, donde la accesibilidad no era un punto prioritario, por lo que es necesario crearlas actualmente.

De acuerdo con Sánchez, las rampas en el metro, por ejemplo, tienen las medidas necesarias para que pase una silla de ruedas, pero si se observa el comportamiento de la gente, se ve que ésta no quiere subir escalones, por lo que todo mundo busca las rampas y las satura.

“De esta forma, la accesibilidad en el metro se ha focalizado para las sillas de ruedas, por medio de una serie de elevadores, en donde las personas suben y bajan en una especie de plataforma; lo malo de estos sistemas es que son muy costosos y sólo están implementados en cinco estaciones de la red”, señaló el experto de ITDP.

“Por otro lado, si hablamos del metrobús, por ser un nuevo sistema, ya se diseñó tomando en cuenta este concepto de accesibilidad; hay una rampa para entrar y un botón que debe apretar la persona en silla de ruedas para que se prenda una torreta que le avisa al conductor que hay una persona en silla de ruedas para que tenga cuidado de estar lo menos separado de la terminal”.

A su vez , Sánchez expuso que todas estas acciones son buenas, sin embargo falta mucho por hacer en cuestiones de accesibilidad  en el transporte público de la Ciudad de México, considerando que ésta debe ser para todas las personas.

Con respecto a este último punto, Fleichmann puntualizó que se tienen que hacer, entre otras cosas, rampas con pendientes adecuadas para la gente en silla de ruedas, sistemas de lectura en el transporte público para gente ciega o evitar que los coches no obstruyan el paso de estas personas. Sin embargo, indica, es “más importante hacer campañas que logren sembrar una conciencia entre la gente que no tiene discapacidad, para evitar que discriminen a quien si la posee, logrando una mejor convivencia”.

Temas: , , , , , , , , ,