Hemos llegado al Metrobús 2.0

Por Transeúnte , 6 de octubre de 2011

Por Roberto Remes@GoberRemes

Cuando el Metrobús nació en 2005 implicó, por un lado, un componente de innovación y, por otro, uno de polémica frente a la sociedad. Políticos y vecinos criticaron el proyecto por quitarle un carril al automóvil, otros llegaron a plantear que el carril que debía ocuparse para el transporte público era el derecho de cada sentido y no el central.

Sumado a los conflictos de percepción del Metrobús antes mencionados, hubo muchas improvisaciones en su instrumentación y, al cabo de varios años, el carril confinado fue pavimentado en concreto y no sólo en las estaciones como se previó en un principio. Aunque algunos tramos de los nuevos proyectos han entrado en conflictos con los comerciantes y vecinos afectados, hoy en día, Metrobús cuenta con el respaldo de la población y ha sido un éxito. La línea 4 promete mucho más.

El concepto Metrobús parecía ser sólo sobre autobuses articulados –dos o más camiones conectados entre sí-, estaciones al centro con una plataforma de un metro de altura, torniquetes a la entrada de la estación y una sensación de estar viajando en un sistema superior a un bus tradicional.

Con la línea 4 de Metrobús que cubrirá el Centro Histórico, las cosas cambian un poco. Esta línea no se parece a las otras 3. No tendrá estaciones al centro, no tendrá torniquetes en cada estación y no utilizará buses articulados. Sí tendrá un carril exclusivo, cuya operación en ciertos puntos será con velocidades máximas inferiores a los 30 km/h; y se integrará a las otras 3 líneas: a la 1 y 3 con transbordo directo, y a la 2 con transbordo a través de las otras 2. Tocará varias líneas del metro (1, 2, 3, 4, 8 y B), así como el Corredor Cero Emisiones del trolebús.

Adicionalmente, se está aprovechando esta nueva línea como un servicio que conecte el aeropuerto de la Ciudad de México con el Centro Histórico. El servicio de la línea 4 operará con la misma tarifa que el resto de las líneas, incluyendo transbordos, pero el ramal al aeropuerto costará 25 pesos y contará con facilidades para colocar maletas.

La línea 4 de Metrobús contará con 46 autobuses de piso bajo con tecnología Euro V, bajos en emisiones de partículas; y con 8 autobuses híbridos. En ellos, en vez de que el acceso sea al nivel de una plataforma de un metro de altura, los pasajeros abordarán desde el nivel de banqueta, lo que permite instalaciones más ligeras.

En el caso del Perímetro A del Centro Histórico, las estaciones serán señalizadas con una estela o lápida. En el caso del resto de la ruta, las estaciones contarán con un diseño abierto que ilumine la zona y sea característico del proyecto.

El Metrobús Línea 4 operará en un circuito bidireccional, marcado al norte por las calles de Héroe de Nacozari – República de Venezuela; y al sur por Ayuntamiento – República del Salvador. Tendrá cuatro terminales: Buenavista y San Lázaro para los servicios regulares, a los que se añaden las dos terminales del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

La construcción de esta Línea 4 del Metrobús podría convertirse en un hito para el transporte público en la Ciudad de México, al flexibilizar el modelo: ahora podemos contar con autobuses de plataforma y de piso bajo, con estaciones cerradas y con estaciones abiertas, con torniquetes y sin torniquetes, pero en cualquier caso, con altos estándares de servicio, carril exclusivo delimitado que permita que sean más rápidos que el auto, y con servicios especiales, como será el caso del servicio al aeropuerto.

Es muy probable que en el futuro haya otras líneas con un diseño similar al de la línea 4 de Metrobús. Es natural que en el futuro, el autobús circule por un carril exclusivo en Paseo de la Reforma, y los servicios de Buenavista tiendan a conectarse con el centro – poniente, lo que abriría posibilidades de crecer hacia Polanco, por ejemplo.

Estos dos modelos de línea, el representado por las tres primeras y el de la línea 4, no son los únicos posibles. También la red podría crecer hacia sistemas más complejos, con rebases y rutas exprés; o bien, con sistemas de atención a regiones específicas en circuitos que alimenten las líneas. El corredor Cero Emisiones, en el Eje Central, ha tenido muy buena aceptación del público así que sería deseable que se integrara con la red de Metrobús, lo mismo que las nuevas rutas en Eje 2 Sur -ya en operación-, y en Eje 3 Norte, en preparación.

Temas: , , , , , , , , , , , , , , , ,