Las calles de La Perla

Carlos López Zaragoza

¡Las bicis son solo los domingos!

Por , @CarlosLZ , 2 de octubre de 2012

Los que nos movemos en bici, seguido recibimos gritos de los automovilistas. Desde el lacónico “¡QUÍTATE!”, pasando por albures y piropos, hasta llegar a auténticos sermones sobre nuestra seguridad. A últimas fechas, me ha llamado la atención un grito que me dan de modo recurrente. Éste reza: ¡LAS BICIS SON LOS DOMINGOS! Supongo que otros ciclistas urbanos que también circulan por las calles de La Perla lo han recibido.

Evidentemente, el grito hace referencia a la exitosísima Vía Recreactiva de Guadalajara. Todos los domingos y días festivos el Área Metropolitana de Guadalajara (AMG) restringe al uso del automóvil cerca de 70 kilómetros de sus avenidas y deja vía libre para las personas en bici, patines, patinetas o para ir simplemente a pie. La fiesta dominical dura siempre de las 8:00 a las 14:00 horas.

Aprovechando la tranquilidad de las calles libres de autos, la ausencia de ruido y de contaminación, cada domingo toman las calles un promedio de 180 mil personas. El récord de asistencia se puso el 6 de marzo de 2011, cuando en el municipio de Guadalajara 204 mil personas salieron a pasear y/o a ejercitarse (la estadística no incluyó a los otros municipios del AMG). A eso sumen que en los parques por donde pasa la Vía Recreactiva hay clases de pintura, de baile, de capoeira, de acrobacias, de tai chi, de hula-hula, talleres de lectura y escritura, etcétera, etcétera, etcétera. Con todo respeto para mis amigos capitalinos, lo que tienen en Avenida Reforma los domingos es un paseo de pueblo comparado con nuestra Vía Recreactiva.

La Vía Recreactiva ya es parte de la personalidad de esta ciudad, uno de sus mejores rasgos distintivos, junto con la Feria Internacional del Libro (FIL), el Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG) y las Fiestas de Octubre. No siempre fue así. Cuentan que cuando comenzó la Vía Recreactiva, los automovilistas se enfurecían al encontrar las calles cerradas y dirigían sus gritos a los voluntarios que cuidan el tráfico en los cruceros o a los ciclistas. Eso es historia. Cualquiera que viva en esta ciudad sabe y ha asumido que los domingos son para las bicis, como ahora nos gritan a los que sacamos nuestro velocípedo entre semana.

Fuente de la imagen: La Jornada Jalisco

Todo esto puede verse como una inmensa y gran victoria, que lo es, pero también como la primera etapa de un proyecto mucho más ambicioso que hasta donde yo sé, no existe. Se ha conseguido que la ciudad acepte convivir un día a la semana con el uso recreativo de la bicicleta. Pero como todo el mundo sabe, el noble vehículo no motorizado y a dos ruedas no solo sirve para pasear o jugar, también es un medio de transporte. Y muy bueno, con enormes ventajas para su usuario y para la ciudad. Con una buena campaña mercadológica, se podría hacer que los cientos de miles de personas que asisten a la Vía Recreactiva reclamen la infraestructura necesaria para poder ir a la escuela o al trabajo todos los días en su bicicleta, con la seguridad y la tranquilidad con la que pasean los domingos. Basta lanzar las siempre peligrosas preguntas: ¿Por qué sólo los domingos son para las bicis? ¿Por qué sólo existe la Vía Recreactiva y no hay vías “Laboroactivas” o “Escuelaactivas”?

Pero las posibilidades de la Vía Recreactiva no se acaban ahí. Además de ser un trampolín potencial para pasar del uso de la bici como medio recreativo a su uso masivo como medio de transporte, en torno a ella hay toda una economía dominical. Confieso con un poco de vergüenza que de los 70 kilómetros de la Vía, apenas conozco unos diez. Los domingos, mi esposa y yo salimos temprano con nuestras bicis… hasta encontrar un restaurancito o café donde desayunar y ahí nos quedamos apoltronados, comiendo mientras observamos a la raza gozando del espacio público.

Tengo la manía de preguntar a los gerentes de los restaurantes si la Vía Recreactiva les ha perjudicado o les ha beneficiado. No me he encontrado uno solo que se queje. Los restauranteros que tienen la suerte de que la Vía Recreactiva pase por enfrente de sus negocios, hacen su agosto cada domingo. Tarde que temprano los paseantes necesitan detenerse para comer o beber algo, algunos solo hacen escala en una tiendita, pero otros entran al restaurante o café. A eso sumen que, como la calle está libre de coches, los lugares de estacionamiento son ocupados por atractivas mesas con sombrillas. Aumentan sus capacidad productiva instalada y el layout del negocio se hace más eficiente, diría un ingeniero industrial.

Que las calles se activen económicamente es un fenómeno natural de las ciclovías y la peatonalización que se ha estudiado desde hace tiempo. Si la Vía Recreactiva se viera más allá de la recreación y se llegara a visualizar como un evento económico controlable, se buscaría extenderla hasta las zonas restauranteras existentes o, mejor todavía, se podría usar para crear una nueva zona restaurantera. Imaginen que la Vía Recreactiva pasara por Av. Providencia y Terranova, desde Rubén Darío hasta José María Vigil. ¿Qué tal se vería la calle si todos los restaurantes que hay ahí sacaran mesas con sombrilla? Quizá en París haya alguna postal parecida. ¿Qué tan difícil es organizar a los pobladores de un barrio determinado para que vendan agua de limón, jugo de naranja, quesadillas, chilaquiles o algún otro alimento gourmet a una multitud de paseantes los domingos? Las mesas con sombrilla y sillas las podría prestar el Ayuntamiento y hasta les podría poner su logo.

A fin de cuentas, solo digo dos cosas: las bicis no son solo para los domingos y la Vía Recreactiva no tiene porque ser solo para divertir.

Temas: , , , , , , , , ,

  • http://www.facebook.com/eKoloFiliKa Katia Hb

    REcomendaría busquen el trabajo del Cd. Arq. Jesús Arreola Chávez. El un gran promotor de la movilidad alterna en ZMG y tiene distintos proyectos.

  • http://twitter.com/armando_casarin ArmandoCasarínySoto

    Excelente artículo!!!!

  • http://www.facebook.com/david.zambrano.96930 David Zambrano

    Interesante articulo, yo en lo personal asisto a la via recreativa, y entre semana en ocasiones al parque metropolitano. Pero eso si, cargo mi bici en el carro porque soy medio tonto para andar en bici en la ciudad.

  • luma

    También es la falta de ciclo vías, los ciclistas a veces son muy imprudentes y andan por las calles sin casco protector como juan por el campo olvidando que es una urbe!

  • cleto el fufui

    Estaría bueno sugerir a los comerciantes que pongan donde encadenar bírulas, también hay que pedirlo en todos los edificios públicos. Viva la cleta!

  • Ines Alveano

    Excelente artículo. Y que envidia. Acá en Morelia sólo hemos logrado 4 kilómetros… Pero también se llena de gente. ¡Es una fiesta!

  • fausto

    ojala pusieran esto en hermosillo, aqui tenemos muchos ciclistas, pero no se a dado esa iniciativa, saludos desde la ciudad del sol!

  • José Luis

    “Con todo respeto para mis amigos capitalinos, lo que tienen en Avenida
    Reforma los domingos es un paseo de pueblo comparado con nuestra Vía
    Recreactiva.”
    Carlos, te comento que acá en “La capital” no solo se cierra av. reforma para las bicis, también gran parte del centro histórico y los últimos domingos de cada mes se hace el ciclotón donde es un circuito q pasa por viaducto, churubusco, patriotismo, la condesa, reforma, centro historico,fray servando y eje 3, mas de 35km para darle a la bici……creo que no lo veo como paseo de pueblo!!!! saludos