Lo bueno y lo malo de la línea 12 del metro

Por Transeúnte , 13 de agosto de 2009

La construcción de la línea 12 del Metro, que festeja el aniversario de la in-dependencia mexicana, ha provocado reacciones diversas en cuanto a los

Foto de Wikipedia.org

beneficios y “perjuicios” que podría causar, debido al alto costo que tiene su implementación.

El 1 de junio de 2009 la Secretaría de Obras del Distrito Federal anunció que la mega obra de transporte público costará 2,300 millones de pesos adicionales a los 17, 583 millones de pesos que se pactó en el contrato con las empresas ICA, Alstom y Gicsa.

El argumento expuesto ante tal incremento fue que el convenio firmado con el consorcio constructor, que conformaron las tres compañías, no incluía gastos relativos a la supervisión, estudios y obras que se harán con otras empresas.

La cantidad total para construir la línea dorada quedó en 19,883 millones de pesos, cifra que de acuerdo con Bernardo Navarro Benítez, profesor-investigador del Departamento de Teoría y Análisis de la Universidad Autónoma Metropolitana, representa la posibilidad de poder terminar todo el programa de Metrobús que se había proyectado para el sexenio de Ebrard, contribuir al mejoramiento de las unidades de RTP y el pago pleno del corredor Emisiones Cero del Eje Central.

Sin embargo, el académico también apuntó las bondades del proyecto, que se basan en la premisa de que probablemente sea la última línea completa que se pueda hacer en el territorio de la Ciudad de México.

“Va a dar servicio a una zona de la ciudad que no tenía una red de transporte público como ésta, además de que los índices de motorización que han crecido más en todo el DF son precisamente hacia las áreas donde va a dar servicio la línea 12, pues son zonas que a pesar de ser de ingresos bajos o medios bajos, la adquisición de autos está creciendo fuertemente”, aseguró Navarro Benítez.

“Desde el origen del Metro hubo una discusión si la red de éste debería de tener un trazo en cruz o circular, la postura que ganó fue la de trazo en cruz, que todo el tiempo establece una característica de ir completando esa cruz, pero nunca hubo una línea envolvente como la línea 12, que va a brindar muchas correspondencias con varias líneas, lo que facilita desplazamientos en “L””, declaró el académico.

Desde esta perspectiva, los usuarios que, por ejemplo, se encuentran en la línea 7, en la estación Barranca del Muerto y desean ir a la estación CU, de la línea 3, con esta nueva obra ya no tendrían que viajar hasta la zona centro para hacer el transborde sino que lo van a poder hacer con mayor facilidad, tomando la línea 12.

Asimismo, el investigador de la UAM señaló que con esta línea se dará servicio a 350,000 pasajeros, sumado a que el mantenimiento de los vagones del Metro es cada 25 años, en contraste con la reposición de autobuses, que cada 5 años tiene que hacer el Metrobús.