Reprimen ciudadanía y prometen utilidad de paso deprimido en Mérida

Por Transeúnte , 7 de julio de 2011

 

Fuente de la imagen: http://a7.com.mx/

 

Para abrir camino a la construcción de un paso deprimido, agentes policiacos de Mérida desalojaron y reprimieron alrededor de 60 personas. Esta obra, además, promete más problemas viales y la alteración considerable de uno de los símbolos arquitectónicos de dicha ciudad.

Por su parte, las autoridades municipales esgrimieron razones a favor de la iniciativa de 62 millones de pesos, argumentando que con ella se disminuirán los niveles de congestionamiento, pues se estima que el crecimiento del parque vehicular en la capital yucateca es de 5 por ciento anual.

La alcaldesa de Mérida, Angélica Araujo Lara, agregó que el nuevo túnel es necesario para la modernización de la imagen y de las vías primarias de aquella metrópoli.

Sin embargo, los expertos no dicen lo mismo. En una guía para el desarrollo del transporte sustentable, publicada en marzo de este año por el Centro UNEP Riso, ubicado en Dinamarca, y que se especializa en estudios sobre energía, cambio climático y desarrollo sustentable, se afirma que la construcción de pasos a desnivel, carreteras y otras vialidades solo alientan el incremento de vehículos en la calle y ultimadamente los niveles de congestión, de nuevo. Es simplemente un tema de oferta y demanda, escriben, actualmente conocido como “tráfico inducido”.

Por su lado, Guillermo Espinoza, vecino de la zona, asegura que “el manejo de la información con respecto al proyecto ha sido poco transparente y no se han dado a conocer cuáles serían sus impactos sociales, económicos y ambientales”. Entre quienes se oponen a la construcción de dicha obra, además de vecinos, se encuentran comerciantes y activistas.

Ana Rosa Payán, consejera del Instituto Estatal de Acceso a la Información Pública, comentó en entrevista que “la construcción de una obra de tal magnitud necesita contar con el aval de la ciudadanía, pues mientras eso no suceda es poco factible su éxito y su viabilidad”.

Mediante volantes que los inconformes repartieron durante su manifestación, evidenciaron puntos en los que que explicitan el por qué el desacuerdo con la obra. Algunos de éstos son la deforestación que se provocará, la afectación a la imagen urbana, el aumento de emisiones contaminantes y el incremento de riesgos y accidentalidad para peatones, ciclistas y personas con alguna discapacidad.

En el mismo documento puede leerse que el paso deprimido “va en contra de la Declaratoria de Zonas del Patrimonio Cultural del Municipio de Mérida de 2007 (y de las disposiciones en ese sentido ratificadas por el presente ayuntamiento), que protege los aspectos urbanos, de arquitectura y medio ambiente de esta zona tan importante para la ciudad”.

“No entendemos por qué las autoridades siguen apoyando e incentivando el transporte privado por sobre otras maneras de moverse, pues la construcción del túnel a lo único que ayuda es a alejarnos de modelos más sustentables de ciudad”, dijo Espinoza.

Temas: , , , , , , , , , , ,