Rodando y charlando en bicicletas aladas, por 5% más del presupuesto

Por Transeúnte , 27 de julio de 2011

Fuente de la foto: Facebook de Alma Álvarez

Por Jorge A. Gordillo Matalí – @elMatali

Al salir del programa de radio comenzó la charla-rodada. La noche ya había intercambiado lugares con el día y las gotas que habían estado cayendo se suavizaron hasta desaparecer; el paseo comenzó poco después de las 21 horas.

El mismo día que ITDP presentó la campaña “5% para la bicicleta”, Oscar Patsí salió -junto con un grupo aproximado de 15 ciclistas urbanos- a rodar y a leer bajo las pocas estrellas que miran al DF. Patsí, quien es escritor, estaba de visita en la ciudad para presentar el libro en el que habla de cómo las bicicletas son mariposas, criaturas aladas que con cada pedaleada van creando belleza y una revolución mediante la cual nuestras ciudades podrán ser lugares más amables con los que se mueven a pie y en bicicleta, y tendrían menos favoritismo con una minoría motorizada: los coches.

Después de apoyar el lanzamiento de la campaña “5% para la bicicleta” en conferencia de prensa, en la que diversas organizaciones de la sociedad civil solicitan al gobierno más recursos para una movilidad segura en bicicleta, el escritor catalán paso el día en la ciudad. Por la tarde asistió al programa ¡A la radio en bici!, el cual normalmente  se transmite desde Cuautitlán Izcalli, en el Estado de México, pero ese día sonó desde la tienda BICIta México. Los encargados de dicho espacio, en donde se venden diversos accesorios para el uso de la bici en la ciudad, apoyaron la realización del recorrido literario y ciclista de Patsí a través de 5 ciudades del país: Guadalajara, Aguascalientes, Querétaro, Ciudad de México y Tepoztlán.

Esta charla-rodada no solo estaba inspirada en un libro tan revolucionario como los pedales del caballo de acero, sino que se sumó como la actividad de lanzamiento para pedir al menos ese 5 por ciento del presupuesto de transporte, y así poder mejorar las condiciones de este vehículo sustentable y equitativo.
La rodada paró primero en el Quiosco Morisco, ubicado en un jardín de la colonia Santa María la Ribera. Luces increíblemente tenues y a la vez deslumbrantes envolvieron la primera lectura de Patsí, quien comenzó por presentarse, narrando cómo rompió la bicicleta de su familia a los nueve años, pero que, sin embargo, aún hoy ama volar al ras del suelo; contó cómo ha sido poeta, fotógrafo y músico, y que “los culos más hermosos siempre van en bicicleta”.

La rodada prosiguió dentro de esa noche de aire húmedo, subimos un puente desde donde contemplamos las geométricas y ardientes luces que visten el Centro Cultural Universitario Tlatelolco, el cual, el jueves 28, albergará el foro “Ciudades, bicicletas y el futuro de la movilidad” en compañía de David Byrne, quien también apoya la campaña del 5%.

Llegamos a la Plaza de las Tres Culturas y una frase resonó: el miedo te impide cambiar de hábitos. En respuesta a la lectura, algunos hablaron: para ser ciclista urbano hay que esforzarse, trabajar, aprender, y más aún para ser uno responsable, un buen ciclista. En el trayecto siguió un rincón inesperado, un edificio pequeño y antiguo a la salida, casi en la esquina de Flores Magón con Paseo de la Reforma norte, igualmente encantado por la humedad de la noche.

Las dos últimas paradas fueron la Alameda y la explanada de Bellas Artes. El juego y la comodidad entre los asistentes se notaba en el aire. Patsí calificó las bicicletas presentes; bien las que tenían timbre, patita y luces; mal todas a las que les faltaba uno de estos elementos. La simetría es clave para atraer a otros, decía, el desorden, la falta de alguno de estos componentes, le quita encanto a la bici.

Faltando el último punto, con el cansancio en las caras, decidimos pasar a cenar de inmediato, parecía como si tras una noche deliciosa, lo único que quedara era acostarse en la cama.

Temas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,