“Decálogo del peatón”, contra la esencia de la movilidad

Por Mariana Campos, @Mari_CaSa , 14 de junio de 2012

Me parece sumamente cuestionable que se traten de deteriorar los derechos de los peatones anteponiendo a ellos la movilidad de los automóviles, a pesar de que el Reglamento de Transito del DF señala que debería ser lo contrario. Coincido con que es necesario concientizar a los peatones sobre las medidas básicas que se deben tomar para garantizar su seguridad y tener una mejor convivencia con el resto de los usuarios de las vías, pero eso no justifica el tono que “El decálogo del peatón” sostiene para promover la seguridad de quienes caminan.

Desde hace un par de semanas noté la presencia de esa campaña titulada “El decálogo del peatón”. Esta consiste en volantes y posters que se exponen o distribuyen dentro y en los alrededores de estaciones de Metro y Metrobús. Al analizar el material, es evidente que los consejos que ésta da a las personas que se desplazan a pie por la ciudad, lejos de empoderarlos y de promover un uso de la vía pública más equitativo, refuerza la concepción de que los dueños de las calles son los automovilistas. Hoy me entero que dicha campaña no está orquestada por asociaciones oscurantistas anti-peatones, como perspicazmente había imaginado, ¡no!, la campaña está coordinada por la mismísima Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal. El hecho de que esta concepción provenga de una institución pública me parece preocupante.

En una ciudad en donde se han dado pasos importantes para favorecer la movilidad sustentable, uno creería que la movilidad peatonal debería ser una prioridad, sino en los hechos, cuando menos en el discurso. ¡Error! Peor aún, en el 1er artículo del Reglamento de Tránsito Metropolitano del DF, citado anteriormente, ¡el peatón está señalado como la prioridad número uno en las calles!

No me malinterpreten. Estoy de acuerdo en que todos los usuarios de las calles tenemos que manejarnos de forma responsable, prudente y cordial, y el decálogo en cuestión en parte sí refiere a consejos que me parecen bastante sensatos: hacer contacto visual con los conductores, tomar de la mano a los niños mientras se cruza la calle, voltear a ambos antes de hacerlo, seguir las indicaciones de los elementos de tránsito. Sin embargo, hay otros puntos cuyo mensaje entre líneas es la manifestación de que los automovilistas tienen prioridad sobre los peatones, y no sólo eso, que son los peatones los responsables de la alta cifra de atropellamientos en la ciudad, 14 al día, como lo señalan en el folleto. Aunque el total de accidentes de tránsito al día son casi el triple, 41, como también lo señalan en el folleto.

Algunas recomendaciones del decálogo antes mencionado son el siempre cruzar por el paso peatonal, desplazarse por la banqueta y avanzar hasta que los autos estén totalmente detenidos. De acuerdo, preferentemente hay que hacerlo así. Los pasos peatonales y las banquetas son, por definición, los espacios de circulación peatonal y en los que las personas a pie están más seguras. Esperar a que el semáforo de el paso a los peatones es igual de recomendable, pero ¿qué hacer cuando no hay pasos peatonales cercanos? ¿Caminamos hasta encontrar uno? A veces esas distancias pueden ser bastante grandes. ¿Y si el conductor de la camioneta se quedó obstruyendo el paso peatonal? ¿Podremos cumplir esa fantasía de todo peatón de esta ciudad de caminar sobre el cofre de dicho vehículo? ¿Esperar hasta que los vehículos se detengan totalmente? En la Ciudad de México pareciera que los conductores no están obligados a disminuir la velocidad con la luz amarilla y a detenerse ante la roja.

Haz clic en la imagen para ver más grande el folleto de la campaña y leer los puntos que propone.

Otro punto nos sugiere a los peatones no utilizar celular, audífonos o cualquier otra cosa que distraiga nuestros sentidos, pero ese “cualquier otra cosa” mencionado, ¿incluirá a nuestro amigo con el que caminamos e insiste en platicar con nosotros, el edificio cuya arquitectura nos cautiva o al vecino guapísimo que nos distrae? La gran falla de este punto es que el problema de fondo no es que los peatones se distraigan, el problema es que los automovilistas no están acostumbrados a disminuir la velocidad cuando ven que alguien va cruzando la calle, además de ser ellos quienes portan el vehículo que representa el peligro.

En todo caso, lo que se debería promover para tener coherencia a que el paetón es la prioridad número uno, como está señalado en la ley, es que los conductores no se distraigan, no hablen por celular cuando van manejando, que sean ellos los que no utilicen audífonos y que cedan el paso a los usuarios más vulnerables de la vía. Sí, que respeten lo que también para los automovilistas ya está estuipulado en el reglamento de tránsito.

Y ni hablar de caminar sobre la baqueta. En muchos casos es complicado circular sobre ellas. No sólo existe mobiliario urbano mal ubicado que obstruye el paso peatonal, también hay coches que invaden las banquetas o incluso el flujo de peatones en algunos lugares es tan alto, que el ancho de la banqueta es insuficiente. Claro, todo esto asumiendo que existan banquetas. Para sumar argumentos, acá va un dato: según el Inegi, el 80% de los viajes en la Ciudad de México se realizan en formas diferentes al automóvil, es decir, sólo 2 de cada 10 personas que usamos las calles se mueven en automóvil, el resto lo hacen de otra forma y para ello tienen que caminar muchas veces largos tramos, si no es que ir en sillas de ruedas.

El caso del punto que señala el usar los puentes peatonales, también se plantea desde la visión del automóvil como el centro de la movilidad urbana, que por lo que vimos antes, es algo falso. Puede parecer complicado de explicar, pero la lógica de por qué estos discriminan al peatón es simple: construir una estructura como un puente peatonal para que los que caminan suban un gran número de escaleras, sin importar su edad o lo que carguen con ellos, con el objetivo de “favorecer la circulación vehicular” es una priorización del automóvil sobre el peatón. Y no solo eso, ya que hablamos de eso antes, ¿qué hace alguien en silla de ruedas en estos casos?

No promuevo el cruce y la circulación imprudente de peatones, lo que propongo es que haya una promoción y mejora en la infraestructura peatonal y que respetemos dichos espacios destinados para los que se mueven a pie, además de que también se respeten los señalamientos de tránsito, es decir, que se trabaje en que los automovilistas respeten al peatón y no al revés, en que respeten el reglamento.

A pesar de todo lo anterior, el consejo de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal que más me contraría es el que pide a los peatones detenerse completamente en la entrada de los estacionamientos. ¡¿Qué?! Me parece que los conductores que entren o salgan de estacionamientos y cocheras son los que deben detenerse y cerciorase que pueden avanzar, porque son ellos los que tienen que cruzar la banqueta para hacerlo.

Los peatones siempre tienen prioridad. Siempre. Porque lo dice la ley y por la misma lógica de una movilidad equitativa, eficiente y sustentable. Y si eso es en todos los espacios de la vía pública, con mayor razón sobre las banquetas y los cruces peatonales, que son los espacios reservados para la circulación de quienes caminan.

De nuevo, bastaría con simplemente respetar el reglamento de tránsito para que estas fantasías se conviertan en realidad. Por desgracia, el peatón sigue siendo el último al que se le da preferencia.

Caminar -el modo de movilidad más básico- debería ser una actividad segura, que permita tanto transportarnos como disfrutar la ciudad, además de ser una actividad durante la cual el contacto social sea de cordialidad, no un reto en el que se afronten obstáculos, peligros y enemigos. Las políticas públicas, por tanto, tendrían que estar encausadas a garantizar la seguridad peatonal, a promover el disfrute de las ciudades a pie y a concientizar a los conductores sobre las responsabilidades que trae consigo manejar un vehículo motorizado que representa peligros como 41 accidentes diarios.

Nota del editor:

En respuesta a esta misma campaña del GDF, @indiotwit, usuario de Twitter, difundió ayer un “Decálogo para el peatón consciente“, el cual incluye también 10 puntos, pero enfocados a la esencia de la movilidad urbana y de la vida en la ciudad, te recomendamos leerlo. Da cilc aquí para acceder a él.

Actualización 19/06/2012:

La Asociación Civil Bicitekas y el colectivo Camina, Haz Ciudad, están recolectando firmas para acabar con esta campaña y para promover los derechos del peatón, para sumarte firma accediendo a este link.

Además, hemos iniciado un hashtag en Twitter para difundir el tema y promover que se alcancen más firmas, úsalo: #derechoacaminar

Temas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

  • http://twitter.com/peatonesprimero peatones primero

    Lo que ocurre es que tal vez en realidad la Secretaía de Seguridad Pública es una “asociación oscurantista anti-peatones”, pero fuera de bromas, efectivamente yo también noté algo raro en ese cartel en una estación del metrobús. En pocas palabras nos están diciendo, “cuídense ustedes mismos porque si no, su majestad el auto, les pasa por encima y ni crean que haremos algo para evitarlo”.

  • Ialveano

    No es correcto darle la responsabilidad al usuario más vulnerable de la vialidad. Lo correcto es darle la responsabilidad al automóvil, transporte público, bici, en ese orden :)

  • Jesús Alonso

    Algo parecido ocurre en España, donde por lo visto los peatones son una amenaza para los automóviles, y no al revés: http://vidasostenible-bitacora.blogspot.com.es/2009/10/la-amenaza-de-los-peatones-borrachos.html

    • Mari_CaSa

       Muy bueno el post!

  • Alan Solis

    En Guadalajar es comun ver a las bicicletas en la banquetas, esto por el alto indice de atropellados; incluso en areas como la zona industrial es comun ver motociletas y carros circulando en las banquetas.

  • http://twitter.com/ridelacruz Ricardo de la Cruz

    Me gusta tu entrada, solo estoy en contra de la siguiente frase:

    “que se trabaje en que los automovilistas respeten al peatón y no al revés”

    Yo creo que tenemos que trabajar en respetarnos todos y entender que la seguridad vial la hacemos todos y todos tenemos responsabilidad en ella.

    Saludos.

  • Fluence

    El decálogo no es un reglamento, sino simples reglas de lógica para los peatones. Es como usar el cinturón de seguridad: no significa que vayas a chocar, sino te cuidas de un idiota que no sepa manejar.
    Por cierto, si quieren ir culpando a alguien de que no se sepa manejar en México, ahí está su héroe, AMLO, quien en 2002 abolió el requerimiento de examen de conducir para obtener licencia en el DF.
    Y a todos los detractores del automóvil, en verdad espero que nunca tengan un infarto en su casa y necesiten de una ambulancia…

    • Mari_CaSa

       De acuerdo, el decálogo no es un reglamento, pero si son recomendaciones que, en teoría, deberían promover la circulación peatonal con prudencia sin anteponer la movilidad de los autos sobre la de las personas que de desplazan a pie.

      No se trata de ser detractores del automóvil, sino de hacer conscientes a los automovilistas de sus responsabilides al volante. No entendí bien la relación con las ambulancias, en todo caso, es bien sabido que los vehículos de emergencia con la sirena encendida tienen prioridad, hasta sobre los peatones.

  • http://www.facebook.com/profile.php?id=100001380643982 Alfredo Miausali

    Mariana, como se nota que nunca has conducido en esta ciudad, si no sabrias que esta campaña es algo que hacia falta y que es para salvar vidas, ya que la mayoria de las personas atropelladas (8 de cada 10) es por negligencia del peaton y en todos los casos aunque el conductor que lo atropello no tenga la culpa de todos modos va a la carcel. Asi que te pregunto ¿Si estas dispuesta a asumir tu responsabilidad por la muertes que tus actos provocaran por estar en contra de esta iniciativa?

    • Mari_CaSa

       Alfredo, conduzco, ando en Metro, Metrobús , microbus y camino en ésta , y otras ciudades.

      No creo que promover mejores políticas públicas a favor del peatón resulte en algún fallecimiento ( a menos que las organizaciones oscurantistas anti-peatones se tornen violentas contra los pro-peatones).

      Coincido que el número de muertes y accidentes por atropellamientos es un grave problema al que se debe responder, sin embargo, me parece que, como ya he repetido, la campaña no debe anteponer el paso de los autos sobre las personas. El principal factor de riesgo es la velocidad de los autos y la falta de respeto al reglamento de tránsito, por lo que las acciones deberían estar orientadas ,principalmente, a resolver estos aspectos y , en segundo término, a promover la circulación responsable, prudente y cordial del resto de los usuarios.

  • Eugenia Callejas

    Imagina tratar de salir en reversa en la lateral de Viaducto, ya con la mitad del auto fuera, sobre la banqueta, volteando hacia donde vienen los coches y los peatones kamikazes bajando de la banqueta a la calle, en el otro sentido (hacia dónde no puedes ver) para rodear el auto con tal de no esperar un minuto. En EUA una vez que un auto saliendo o entrando ya va a la mitad, tiene prioridad ante el peatón y es lo lógico.

    • Bullijar

      Salir en Reversa, o no lo entiendo o usted es el kamikaze !!!!

      • Mari_CaSa

         Ja ja. Creo que a lo que Eugenia se refiere es a salir de una cochera que se ubica en la lateral del Viaducto. Creo que al entrar o salir de una cochera, los conductores deben verificar que no se aproxime ningún peatón y sea seguro proceder. Y sí, hay que voltear a los dos lados, los peatones no están olbligados a circular en el sentido de los autos. Coincido en que los peatones deben conducirse con prudencia.

  • Bullijar

    Debe de existir un orden básico y ser respetado. Los peatones deben estar protejidos por todas las leyes ( esta la del sentido comun) en los pasos peatonales, en las esquinas. Al decender en las esquinas antes de la bocacalle.. etc pero debe de existir un orden y no la anarquia.

  • Lucifer

    lo siento, pero suenas como si dijeras: la culpa toda es de los automovilistas, los peatones podemos y debemos hacer lo que se nos antoje, yo fui peatón durante 29 años hasta que aprendí a manejar y estando del otro lado del volante trato de ser cívico con los peatones, pero eso de cruzarse una avenida debajo de un puente, a veces si digo… no mamen… perdón… o eso de caminar a media calle sin voltear hacia atrás, esta bien, los automovilistas deben siempre respetar a los peatones, pero vamos, ya hay un reglamento de tránsito, pero, ¿quien multa a los peatones, quién los amonesta cuando entran en conductas como esas? estas, iba a escribir reglas, pero no son ni eso, son parámetros, no son obligatorias… estos parámetros son PARA LOS PEATONES, meter a los automovilistas aquí no tiene sentido, porque se habla de los peatones, todos tanto peatones como automovilistas deben ser conscientes del otro, eso es lo que deberían estar pugnando.

  • Mari_CaSa

    No había pasado por acá en un tiempo, gracias a todos por sus comentarios.

    Veo que por más que intenté hacer hincapié en que no promuevo la circulación y cruce imprudente de los peatones, algunos lo interpretaron así. No es el caso.

    Propongo que las políticas públicas estén orientadas a mejorar la infraestructura urbana peatonal, a promover el disfrute de la ciudad a pie y a que se respete el reglamento de tránsito.

    En cuánto a las campañas, propongo que no se promueva la superioridad del automovilista sobre el peatón y que haya un mínimo de coherencia de la campaña con el reglamente de tránsito (en éste caso, la campaña contradice al reglamento).

    Tener una posición pro-peatón, no se tarduce en ser anti-automovilista, no se confundan. Los automovilistas también somos peatones, y en muchos casos, viceversa. Se trata de promover la prudencia y cordialidad entre todos, pero en donde los usuarios mas vulnerables, los que ocupan menos espacio público y los que contaminan menos, deben tener prioridad.

  • Ines Alveano

    Hay que leer bien antes de comentar. Sobre todo si son primordialmente automovilistas, no saquen conclusiones apresuradas, basadas en prejuicios. Hay que haber usado los puentes peatonales, para poder juzgar a aquel que camina por debajo de uno.

  • Luis Gaxiola Baqueiro

    Me gustaría participar con un comentario, aunque sé de antemano que no faltará el comentario ridículo de “es que tú estás en otro país y no vives la realidad de México”. Pero bueno, respecto a lo que objeta la autora del blog respecto a la precaución de detenerse frente a las entradas de estacionamientos, me permito comentarle que esta es una PRECAUCIÓN tan normal como disminuir la velocidad de forma prudencial (por supuesto, de una forma muy leve y siempre mirando por el retrovisor al modificar la velocidad) al llegar a un cruce de calles, incluso cuando uno mismo lleve la preferencia en dicha calle. Vivo en Alemania, y esta misma recomendación que dan a los peatones en el ya mencionado folleto, TAMBIÉN LA HACEN EN ALEMANIA. Todavía más, mi primer permiso de conducción en Europa lo obtuve en España, y las recomendaciones para los peatones son las mismas.

    Con todo respeto, creo que esto es una mala interpretación de la autora, pues de ningún modo “se concede prioridad” a los conductores (como de manera reiterada lo menciona a lo largo de su escrito), sino que se le recomienda a los peatones que extremen sus precauciones ya que son los usuarios de la vía más vulnerables. Tanto conductores como peatones deben respetarse mutuamente, pero en definitiva, en caso de un accidente el que lleva siempre las de perder en su integridad física y su vida es el peatón. Vamos, que me parece absurdo que alguien se incomode porque le sugieran al peatón extremar precauciones, porque no hacerlo significa literalmente poner su vida, su integridad y su salud en manos de un automovilista (o automovilistas) que no conoce de nada. Cuando cruzo algún paso de peatones en Alemania, incluso cuando tengo el verde, de cualquier modo volteo para los lados, porque nunca falta algún conductor distraído que no haya visto el semáforo (y con todo y que es Alemania, ya me ha ocurrido un par de veces que algún conductor distraído se salta la luz). Y no faltará el retardado que diga “bueno, si te atropella es culpa de él”. Sí, ¿y de qué me beneficia que sea su culpa y no la mía, si de cualquier modo ya me arrebató la vida o mi integridad física?

    El principal responsable de la propia seguridad es uno mismo (aunque eso no quiere decir que sea el único responsable, pero sí el principal). Y eso no me lo estoy sacando de la manga, sino que es un principio de seguridad industrial.

    Con todo respeto para la autora (y si fuera autor, también le diría lo mismo, para que luego no empiecen con ridiculeces de que son “comentarios misóginos” ni tonterías baratas de esas), toda opinión se respeta, y yo respeto la opinión de la autora aunque NO la comparto. Definitivamente esta crítica al Decálogo de Peatones me parece que esgrime argumentos demasiado endebles y en extremo discutibles.

    • mmmmmmmmmmmmm

      -ñ———————————–.ñ………mmmmmmmmmmmmmmmmmmmm