Javier Hernández

El Metrobús L4 y las calles seguras, ¿o inseguras?

Por , @jahernandezhe , 23 de febrero de 2012

Cuando imaginamos un vehículo de 18 metros de largo, circulando a toda velocidad en una vialidad estrecha, de 10 metros de ancho, donde hay peatones, mayormente niños y ancianos, la imagen probablemente nos provoque preocupación y mal estar, la causa: el aparente riesgo inminente de un accidente. Pero hay otra imagen en la que podemos pensar más a fondo, la de cientos de automóviles circulando en esa misma vialidad de dimensiones reducidas, donde, quizá por el gran número de vehículos que la ocuparían, los conductores se encontrarían con un alto nivel de estrés, esperando la primera oportunidad para mover su automóvil, resultando en una forma brusca de acelar o frenar el vehículo. Esta imagen también resulta muy preocupante, porque de ese escenario no desparecen los peatones, que en este caso están moviéndose entre los diversos vehículos.

Las preocupaciones anteriores nacen como ejemplos de la que se identificó entre los habitantes y trabajadores del Centro Histórico de la Ciudad de México, por la próxima inauguración y puesta en funcionamiento de la línea 4 del Metrobús.

Sin embargo, es importante aclarar que el sistema Metrobús en el Centro Histórico será operado con autobuses de 10 metros, o sea, de una dimensión mucho menor que el autobús articulado que normalmente vemos en las línas de Metrobús del resto de la ciudad. De hecho, este no será articulado y sí será conducido a velocidad moderada por personal capacitado, poniendo énfasis en la convivencia con peatones y ciclistas, lo cual es responsabilidad de la empresa que operará esta nueva línea. Si lo pensamos, es más peligroso un microbús en el actual esquema de operación de la zona, sin carriles confinados y que se encuentra en la lucha por el pasaje de los usaurios. Por otro lado, en las condiciones descritas sobre la nueva línea de Metrobús en el centro del DF, es muy poco probable que ocurra un accidente. Sin embargo, la educación del ciudadano, de cualquier edad, que usa una vialidad, es fundamental para comportarse y garantizar su seguridad.

Como una referencia es necesario considerar el centro de Bogotá, donde se observan circulando autobuses articulados del sistema Transmilenio, en una vialidad solo un poco mas amplia que nuestras calles del Centro Histórico y sin embargo, se ve a los peatones caminando a un lado del autobús articulado, sin temor y con mucha seguridad, como se puede notar en las imágenes a continuación:

Yo sugeriría que lo que debe ser considerado un peligro mayor, son las emisiones contaminantes que producen los automóviles. Los autobuses, en promedio, producen 16.47 kilogramos de contaminantes al día, en cambio, cada automóvil produce 1.24 kg al día. El total de  las emisiones producidas por estos últimos es mucho mayor que la de la flota de los autobuses. Esta contaminación contribuye a provocar, primero, una tos o estornudos de rechazo, segundo, agotamiento físico y tercero, presencia de diversos síntomas o, incluso, de enfermedades específicas.

Los temores que algunos habitantes del Centro Histórico de la Ciudad de México tienen con respecto a la línea 4 del Metrobús son justos, pero creo que con más información para el público y con la garantía de contar con la operación profesional de los conductores, los señalamientos adecuados y tomando las medidas de protección básica para el peatón al curzar una vialidad, será suficiente para lograr una seguridad adecuada en la nueva línea del Metrobús, mejorando además el entorno urbano, nuestro Centro Histórico, y contribuyendo a la reducción de las emisiones de contaminantes locales.

Sin embargo, de cualquier forma, la participación ciudadana es fundamental, así como la transparencia de las acciones del gobierno, para evitar desviaciones en el proyecto y alcanzar el objetivo de la mejor manera. Con esto en claro, el Metrobús puede constituirse en un instrumento que contribuya al re-ordenamiento urbano y al rescate de espacios públicos.

Esta formula, bien instrumentada, permitirá que el centro atraiga mas usuarios, turistas y habitantes, lo que contribuirá no solo al rescate de nuestro patrimonio, sino a la re-activación económica de la zona y a la elevación en los niveles de seguridad.

Temas: , , , , , , , , , , , , , , ,