El gen ciclista

Alan Huber

Hace frío y no me importa, me voy en bici

Por , @AlanHuber , 10 de febrero de 2012

En esta hermosa colaboración, me gustaría rendir honor al frío. Así es, a ese viento helado que hace sentir tus piernas doblarse cuando no deberían, que hace más constante el mocaso -si conocen a algún ciclista que al rodar su bicicleta no tire moquito, no le crean nada, ese no es ciclista- y te fuerza a pedalear más fuerte.

Creo que en el fondo, el frío es como un examen, el que rueda pasa el examen y se puede llamar a si mismo “ciclista de hueso colorado”, mientras que el que “decanaza” en alguna temporada “no optima” se puede llamar, o más bien, puede ser llamado “el tipo que le gusta la bicicleta”.

La verdad, rodar en el frío es un gusto, sentir como tu cuerpo sufre al principio solo para entrar en calor al cabo de 5 minutos, demuestra cómo moverse en bicicleta mueve todo lo que somos.

Ahora, no es lo mismo rodar en febrero que rodar en junio, aquí les paso unos tips al costo para aquellos que empiezan a transformarse de “ me gusta la bici” a “ciclista de hueso colorado”:

1. Lo más importante: entiende que no pasa nada. Entendamos que hay ciudades mucho, mucho, mucho, mucho (podría seguir escribiendo “mucho” muchas veces, pero se entiende el punto) más frías que Tenochtitlan. ¿Tú crees que los neoyorkinos se quejarían de nuestro “frijol”?, ¿qué te tal los canadienses? ¿Y los del viejo continente?

¡Estamos chavos! Nuestro frío no es nada, así que deja de quejarte y súbete a tu belleza.

2. Guantes. Aparte de protegerte de caídas y de la ocasional grasita de la cadena, nada te va a cubrir mejor del frío que un par de guantes. Las manos son una de las partes del cuerpo que más rápido pierden calor. Te recomiendo que sean largos y de preferencia resistentes al viento, hay unos por ahí que tienen una tela especial que repela el viento, no deja que entre.

3. Después de guantes, viene bien un bufandita que te cubra del frijol la nariz y/o las orejas. Este puede ser el mismo paliacate que ya usas -sí, me refiero al  también llamado “Buff”-. Solo aprende como hacerte ninja con él y poder cubrir todo lo necesario: tus orejas y boca.

4. Calcetín largo y grueso, cosa que muchas veces olvidamos. Un par de calcetines largos y de preferencia gruesos son muy importantes, ya que te cubrirán de ese airecito que entra al empujar tus pedales.

5. No es necesario usar 34 suéteres ni chamarras para escalar el Everest, recuerda que tu sufrimiento pronto tendrá fin, en breve entrarás en calor y el frío será cosa del automovilista, que mueve de forma mínima su cuerpo. Solo usa un suéter o sudadera que te cubra bien, pero no en exceso. Si antes de empezar, con el suéter puesto ya se te quitó el frío, empezaste mal, pues pronto estarás sudando como un luchador de sumo en un sauna.

6. Si eres muy sensible al aire frío, unos lentes transparentes o foto-cromáticos -los que se aclaran o obscurecen con la luz- te vendrán bien para evitar ojos tipo “paleta congelada de limón”.

Y eso es todo muchachos, nada complicado o muy especial. El ciclismo no es por temporadas, ni es por moda, el ciclismo es un estilo de vida que se preserva y vence ante todo.

Temas: , , , , , , , , , , ,