Inés Alveano

Hago responsable al gobierno por mi reciente fallecimiento

Por , @inesalag , 9 de octubre de 2012

Yo, Inés Alveano, en pleno uso de mis facultades mentales, hago responsable al gobierno del Estado de ___ (*coloque el nombre de la entidad donde se encontraba), y al gobierno federal de los Estados Unidos Mexicanos, por mi reciente fallecimiento.

El automovilista que me atropelló mientras ejercía mi derecho a ocupar un carril al transportarme en bicicleta, hablaba por teléfono al momento del impacto. El asesinato sin intención, que deja a un hijo sin su madre, a unos padres y hermanos devastados, a colegas y amigos que pensarán “es que ella se exponía andando en bicicleta en esta ciudad”, no es ni el primero, y desafortunadamente tampoco el último del año.

Los muertos por atropellamiento no tenemos la culpa. Es verdad que es casi suicida el transitar por las calles de las ciudades mexicanas, en donde el automovilista se siente único dueño y merecedor del espacio pavimentado. Debemos parecer locos los que, teniendo las posibilidades de movernos en automóvil, elegimos usar la bicicleta como medio de transporte.   Y la elegimos sin importar el clima ni la vestimenta.

Los ciclistas urbanos ¿buscamos la muerte? Aunque habrá sus excepciones, estoy segura que no.

Dado que toda persona -como dicta nuestra constitución- es igual a los ojos de la ley, todos deberíamos poder trasportarnos con seguridad. Sin embargo, día con día durante mi existencia, vi múltiples asesinos en potencia: microbuseros peleándose el pasaje, taxistas “aventando” el auto igual a ciclistas que a peatones, señoras conduciendo con exceso de velocidad para entregar puntuales a sus hijos, gente hablando por teléfono, etcétera.

Mi muerte, junto con la de otros tantos miles de ciclistas y peatones, no fue accidental. Todo aquel que, a bordo de una máquina tan peligrosa como el automóvil, comete una falta a los reglamentos de tránsito, debería ser considerado un asesino… Pero la responsabilidad también la ha tenido el gobierno de diversos niveles, porque es quien no obliga a cumplir las normas. Es quien no penaliza por las faltas, quien permite que día a día la gente ande por las calles en “armas” de media tonelada o más. Quien diseña las ciudades para el confort de los automóviles, cuando en la realidad, alrededor de 70% de la población somos principalmente peatones.

Actualmente, las muertes por accidentes que involucran un vehículo automotor, es mayor que las de la lucha contra el crimen organizado. Evitarlas no es cuestión de medidas preventivas, sino de #reformaurbana.

Esta es una de las imágenes del movimiento Brasileño "Nao Foi Acidente", que denuncia las 95 muertes al día en ese país por accidentes de tránsito: 35 mil al año.

Temas: , , , , , , , ,

  • Fofo

    Sencillamente hermoso…a pesar del mensaje…tu articulo es fascinante!! Bien Ines….

  • http://www.facebook.com/EnriqueAFI Enrique Alberto Flores Iñiguez

    Excelente… apenitas me acaban de atropeyar el domingo y esto me viene bien!

  • Ines Alveano

    Los que hemos vivido para contarlo, hay que abogar por que estas cifras no sigan creciendo.

  • Abe

    Escalofriante

    • Ines Alveano

      Saberme vulnerable es indispensable para seguir viva…

  • merced fuentes gonzalez

    Deberían los legisladores hacer valer la ley de ceda el paso al peatón , los chóferes son dueños amos de las calles así se sienten nos hechan encima su auto y no les importa.

  • salvolomas

    Para disminuir los accidentes y su gravedad debemos reducir la velocidad de transito de los vehiculos. A mayor velocidad necesitas mayor distancia para frenar, tiene un angulo de vision mas reducido, y la fuerza del impacto es mayor. Por ese motivo se debe establecer la velocidad maxima de 30 KmH en TODAS las calles secundarias de la ciudad (las primarias podria ser 50KmH y las rapidas de acceso controlado 60KmH). Se debe modificar el reglamento que establezca que el choque con peatones o ciclista NO es accidente, es homicidio culposo cuando es fatal u homicidio fallido en caso de que no produzca la muerte y que salvo prueba en contrario siempre la culpa sera del conductor del automotor y se fijen penas corporales mas largas y reparacion economica mas generosa y doble en caso de abandono de la escena del choque.

  • Ines Alveano

    Lloro ahora que leo de la muerte de Jenni. http://bicitekas.org/?p=1407

  • Javier

    Mis condolencias para la familia, los amigos y todo el movimiento ciclista de México. Mi repulsa para los causantes del atropello, para todos los que ejercen su prepotencia en las Vías, que son de TODOS y para los sucesivos Gobiernos que miran para otro lado y que son fieles sumisos, como perricos falderos de las Grandes Compañías y del dinero por encima todo, por encima de la vida digna del Pueblo a quien
    Gobiernan, perdón “gobiernan”. Con mucho dolor desde Zaragoza, España.

  • Maus

    Yo soy ciclista recreativo y conductor de automóvil (por cuestiones laborales) en la mayor parte de mis desplazamientos por la ciudad, no voy a mentir fingiendo que soy otra cosa, estoy consiente de mi responsabilidad en la ciudad al ir a bordo de un vehículo como lo es el auto. El problema va más allá del automóvil en sí, es la manera de actuar que tiene la ciudadanía, el pensar siempre en uno mismo, por encima de los demás.
    Mi propuesta siempre ha sido que TODAS las licencias de conducir sean canceladas, esto hasta que el conductor demuestre mediante un examen teórico y práctico que tiene todos los conocimientos necesarios para operar una máquina de ese tamaño y velocidad, claro que esto sería incómodo para quien no cree estar preparado, ahí el punto de pensar sólo en nosotros.
    La otra es ser incluyente en la movilidad dentro de la ciudad, como se lee en el artículo, que las infracciones sean ejercidas como se deben, para todos, sean automovilistas, ciclistas o peatones. Claro está que con mayor atención al automovilista, ya que sus imprudencias tienen consecuencias más graves para terceros que las de cualquiera de los otros dos.
    Estoy seguro que si la ciudad fuera más amigable con los ciclistas, más gente aprovecharía este maravilloso medio de transporte para moverse por la ciudad.