Roberto Remes

¿Impacto del Metrobús Línea 4? Positivo

Por , @goberremes , 27 de abril de 2012


Hace unos días se inauguró la Línea 4 de Metrobús en el Centro Histórico de la Ciudad de México, esto fue el 1 de abril. El 3 de abril realicé mi primer recorrido en ella y mis impresiones fueron en términos generales: positivas, pero también intercambié puntos de vista con otros dedicados al tema de la movilidad y leí opiniones en medios de comunicación. Agruparé mis comentarios en los siguientes puntos:

1. Autobuses: Tal como se esperaba, son de altísima calidad. Un modelo de autobús que tendría que utilizarse en otras rutas, de entrada en Paseo de la Reforma. Piso bajo, 12 metros de largo, aire acondicionado. No estoy atado a una marca en especial. Los del Centro son Volvo y son agradables, sin embargo, el maletero, presente en todos los autobuses, quita un poco de espacio y me parece que si sólo algunos harán la ruta del aeropuerto, podría haberse aprovechado esa área en buena parte de los buses, para otros asientos o para un área de pasajeros de pie.

2. Velocidad: El tema delicado de la ruta. Podría pensarse que la velocidad puede ser mucho mayor, pero aún considerando que en el primer cuadro se limitó a 20 km/h, es difícil que la ruta pueda pasar de los 12 km/h como velocidad promedio, a pesar de que de un BRT se esperan los 20 km/h como promedio y 55 como máxima. La validación del pago a la hora del abordaje -y no siempre en la estación, como sucede con las otras líneas- pudiera ser un punto importante en este tema porque quita tiempo al esperar que todos los pasajeros paguen y suban, pero, más me parece que la razón es la semaforización y la necesidad de que los choferes se acostumbren a la ruta, hagan mejores acercamientos a las estaciones y den mejor las vueltas.

3. Secciones: Hay unas muy mejoradas, que me dejaron muy satisfecho. Otras no. Me explico a continuación:

a. República de El Salvador – Ayuntamiento. Es una de las mejores transformaciones. El corredor luce muy distinto sin automóviles, se puede apreciar mejor el entorno.

b. Bucareli – Donato Guerra. Eran secciones difíciles considerando la ruta que se escogió, creo que no es una intervención tan afortunada y la alternativa era girar en Balderas y luego en Artículo 123, lo cual también habría dado una solución pobre. Al final de cuentas son tramos necesarios, pero sin impactos positivos.

c. Lafragua. La sección salió ganando y se vinculó mejor con Reforma y el Monumento a la Revolución, beneficiando además a los peatones, pues antes era sólo territorio del auto. Luce bien.

d. Monumento a la Revolución. No hicieron intervención alguna, el Metrobús va con el tráfico mixto, pero está bien, no hacía falta.

e. Ponciano Arriaga – Jesús García. Excelente intervención, levantó muchísimo la zona. Lástima que no pensaron en la movilidad a pie, pues las jardineras de los camellones invaden áreas peatonales. Pero me encantó la conexión entre la Estación Buenavista y el Monumento a la Revolución, le hacía falta algo así a la zona, y creo que se puede levantar poco a poco con gran éxito.


f. San Cosme – Alameda. La intervención es pobre y termina vinculándose con la línea 3 de Metrobús, pero no me convenció. Hace poco por cambiar la zona, se mantiene una trenza rara frente a la Santa Veracruz, para invertir los sentidos de circulación y dar más capacidad de salida a Tacuba ¿Para qué? Para el auto que utiliza al Centro Histórico sólo de paso. Esperemos que la restauración de la Alameda le ayude.

g. Eje Central. Como Bucareli, un giro incómodo pero necesario, aunque tenía como alternativa Valerio Trujano – Mina para llegar directo a Belisario Domínguez. El proyecto privilegió atender Bellas Artes y tiene sentido.

h. Belisario Domínguez – Venezuela – Héroe de Nacozari. La intervención ayudará muchísimo a la zona. Desde el autobús me gusta, pero aún debo apreciarla siendo peatón. Abre puertas a los que le tienen miedo a ciertas partes del Centro Histórico, es la oportunidad de caminar hacia el Norte y el Oriente.

i. Eje 3 Oriente. Por fin le empiezan a quitar capacidad a la vialidad justo donde le sobra y a hacer un cruce peatonal seguro y a nivel calle. Fuera de eso, falta intervenir más la zona de San Lázaro.

j. Balbuena – Merced. En el extremo oriente de la ruta, el Metrobús hace demasiados giros y desvíos de ruta que le quitan velocidad al trayecto. Aparentemente no había alternativas, sin embargo quedaba una mucho más directa: mantener al bus sobre General Anaya y bajarlo directamente a Sidar y Rovirosa sin tanta vuelta. Esto terminó afectando mucho al proyecto y en el mediano plazo tendrá que hacerse el trazo de General Anaya: el Metrobús acaba metido en Eje 1 Oriente, con una gestión de carriles pésima y luego en San Pablo también con movimientos incómodos.

4. Señalización: Creo que el modelo de señalización de la Línea 4 del Metrobús lo tendríamos que reproducir en toda la ciudad, pero con un añadido básico: la tarifa. Todo servicio de transporte debe anunciar la tarifa en las paradas, así como las formas de pago. Eso le falta a las estelas.

5. Terminales: Me gustó la de Buenavista. No utilicé la de San Lázaro.

6. Aglomeraciones y frecuencias: Es entendible que todavía no se tenga un servicio regular. Está empezando y poco a poco mejorará.

7. Servicio al aeropuerto. Ese se los debo. Lo probaré pronto con maleta. Ya les cuento.

En fin, me quedo con un saldo positivo.

Temas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,