Jimena D. Mayerstein

La otra cara de las ciclovías

Por , @NorthboundNomad , 17 de diciembre de 2012

En mi entrada anterior comentaba los beneficios que puede traer la implementación de ciclovías en calles donde aparentemente el estacionamiento es indispensable para el éxito de los comercios; también comenté cómo la implementación de infraestructura ciclista en general, es un factor clave para atraer a más personas a usar la bicicleta como medio de transporte y así proporcionar alternativas reales al uso del automóvil.

Pero como en todo, en el caso de las ciclovías hay una parte buena y una parte no tan buena y aunque no creo que haya una parte completa y absolutamente negativa a su implementación, creo es importante explorar esa otra cara de la moneda antes de llenar la ciudad de carriles bici y para ello únicamente tomaré como ejemplo dos aspectos: el riesgo de crear infraestructura innecesaria y la formación de usuarios dependientes de la existencia de carriles confinados.

En el primer caso, creo hay un riesgo grande de crear infraestructura innecesaria, esto es, implementar carriles bici en donde realmente no se necesita como en avenidas secundarias o en calles donde la diferencia de velocidades entre la bici y el automóvil no implica un riesgo para el primero. Y el riesgo no es implementar únicamente cosas que no sirvan, sino que puede caer en el error de utilizar valiosos recursos, pintando carriles en calles que no representan una línea de deseo de los ciclistas, como ya ocurrió en las primeras ciclovías que se realizaron en la Ciudad de México hace ya algunos años y que estuvieron mal pintadas y ubicadas: por la izquierda y en calles internas de la colonia Roma, en donde la convivencia autos-bici es perfectamente posible y la existencia de un carril bici sale sobrando, no porque haga daño, pero tampoco hace ningún bien y sí ocupa recursos valiosos que podrían ser utilizados en aquellas vialidades en donde es realmente necesario.

Derivando de lo anterior, llego a la afirmación de que se crean usuarios dependientes de la existencia de carriles bici para realizar sus traslados. Pongamos como ejemplo las rueditas entrenadoras con las que aprendimos a andar en bicicleta: eran el apoyo que teníamos en lo que aprendíamos a conservar el equilibrio, luego se le quitaba una y sólo teníamos apoyo de un lado hasta que estábamos listos para andar sin ellas y se quitaba esta segunda ruedita; en la realidad de las ciclovías, no se trata exactamente de entrenar a unos y luego quitarlas, pero los carriles bici sí pueden servir de forma similar, ya que son un enorme apoyo para aquellos que aún no están listos para mezclarse con el tránsito regular de los automotores, sin embargo parte inevitable del ciclismo urbano en ciudades tan grandes como la Ciudad de México, es mezclarse con el tránsito. A pesar de lo anterior, sí reconozco que la existencia de un espacio exclusivo específicamente en las avenidas en donde la velocidad y el comportamiento de los automovilistas es un obstáculo para el ciclista primerizo, es una necesidad real que debe atenderse.

¿Es necesaria la creación de infraestructura ciclista? Definitivamente sí, pero en mi opinión, las ciclovías no deben estar orientadas únicamente para atender a los viajes cortos e internos en las colonias, las ciclovías deben estar orientadas y pensadas para ser un apoyo al ciclista en aquellas secciones de las vialidades en las que está expuesto a un mayor riesgo gracias a la gran velocidad que pueden alcanzar los automóviles en ellas.

Qué maravilloso sería que el carril Bus Bici de Eje 7 Sur cruzara Clazada de Tlalpan, una de las barreras urbanas más significativas de la ciudad, y qué maravilla fue ver vivo al ahora casi difunto carril Bus Bici de Reforma, protegiendo el paso de Circuito Interior, bautizado por muchos como “El paso de la muerte”. Ese es el verdadero objetivo de las ciclovías: una vez que se ha proporcionado al ciclista la facilidad para cruzar y enfrentar esas zonas difíciles, prácticamente estará listo para circular en zonas más tranquilas y lo hará con seguridad y sin necesidad de carriles entrenadores.

Fuente de la imagen: insolente.mx

Temas: , , , ,