Inés Alveano

Las batallas del transporte… están mal planteadas

Por , @inesalag , 10 de julio de 2012

Hay una guerra en la Ciudad de Morelia, pasa bastante desapercibida, puesto que no deja muertos ni heridos.  Me refiero a la guerra entre los diversos tipos de transporte público. Camiones y combis se disputan el pasaje.  ¡Que tú contaminas más!, dicen las combis.  ¡Que tú me quitas el pasaje y me llevas a la quiebra!, dicen los camiones.

Para los usuarios, ambos tienen sus ventajas. Los choferes de los camiones, en general, manejan menos atrabancados. Además, hay más espacio y si al usuario le toca cerca de alguien que le molesta -por cómo habla, sus movimientos o su olor-, puede cambiarse de lugar. Las combis, por su lado, pasan más frecuentemente y tienen la posibilidad de evitar -en algunos tramos- el congestionamiento de las horas pico, al circular en calles secundarias. Las desventajas de ambos son las mismas: el hecho de que muchos se paran en prácticamente cualquier esquina, hace que el trayecto sea más fastidioso y lento.

Aunque estos medios de transporte son bastante prácticos a específicas horas del día -porque no necesitas invertir tiempo para estacionarte, ni dinero en un taxi-, son casi un infierno en las horas pico, puesto que se duplica el tiempo de traslado, además de que el pasaje va apretado, como sardinas enlatadas. Para los trabajadores del volante, los conductores tanto de camiones como de combis, las condiciones de trabajo -en la búsqueda del sustento para su familia- son extremas: congestionamiento, estrés y en algunas ocasiones, preocupación por saber si les saldrán las cuentas.

Me parece que esa guerra no tendría por qué estar sucediendo. En México, menos del 30% de los viajes son en automóvil. Si nuestros sistemas de movilidad urbana fueran eficientes, si el transporte público mejorara, la gente podría dedicar su tiempo a trabajar y a pensar, en vez de vivir atorados en congestionamientos viales generados por el uso ineficiente del automóvil. Como expone el especialista del Instituto Mexicano para la Competitividad, Manuel Molano, la movilidad de las personas -y no de los autos- está vinculada con la competitividad de las ciudades y por lo tanto, de los países. Así que si de encontrar culpables se trata, ambos, camiones y combis, tendrían que darse cuenta de que lo que más los perjudica es el prejuicio de esta sociedad, la cual orienta su desarrollo en torno al automóvil.

El gobierno no le ha dado al transporte público el lugar que merece -por ejemplo, carriles exclusivos- y mucha gente piensa que andar en él es para los que no tienen auto -los “jodidos”, pues-. Camiones y combis: ¡no se vean como enemigos! El ideal para ambos es que haya más usuarios satisfechos con su servicio. Únanse en busca del bien común: la movilidad de las personas, servicio de calidad para los usuarios y mejores condiciones de trabajo para los choferes. Una opción puede ser la realización de empresas operadoras del servicio, como se ha hecho con el Metrobús en el DF.

Temas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

  • Ines Alveano

    Movilidad = Competitividad  Manuel Molano.  http://ctsmexico.org/node/266

  • fofogarza

    Me gusta!! los ejemplos de la Cd. de México, tendrían que replicarse en toda la república. la vía publica es para compartirse.