Inés Alveano

Llevar en auto a tus hijos podría no ser bueno

Por , @inesalag , 27 de agosto de 2012

Tu hijo está firmemente atrapado con un cinturón de seguridad en el asiento trasero, y tú, “su chofer”, lo llevas a la escuela.  Es difícil pensar en tu hijo disfrutando de algo más fuera de esa supuesta seguridad y vida “privilegiada”. A la escuela no es el único trayecto que realizará así, ya que es muy probable que también llegue a sus actividades fuera de ella en esa forma lujosa de 4 ruedas.

¿Creemos que hacemos bien? Quizás sea bueno pensarlo de nuevo.

Bicicleta con silla para niño/a vista estacionada en la colonia Roma, DF

Uno de los lugares con más contaminación atmosférica de las ciudades, son los frentes de las escuelas, en gran parte debido a las filas interminables de autos de padres dejando a sus hijos. Los niños son más vulnerables a la contaminación del aire que los adultos, debido a que respiran con más rapidez e inhalan mayor cantidad de aire por cada kilogramo de peso. Estar dentro de un auto tampoco los protege de la contaminación. El Centro Internacional de Evaluación de la Tecnología (International Centre for Technology Assessment) reporta que la exposición a la mayoría de las emisiones contaminantes de los autos, es más grande dentro de los vehículos que a la orilla de la calle.

Por otro lado, debido a que los niños pasan más tiempo dentro de un auto, siendo transportados de un lado a otro, invierten menos tiempo estando físicamente activos.  Esto ayuda a explicar por qué tantos tienen obesidad y sobrepeso -México tiene el puesto número 1 a nivel mundial en este padecimiento, en cuanto a la población infantil-. ¿La justificación es la distancia? En México, gran parte de la población vive a una distancia menor a 4 kilómetros de la escuela. El problema es que los padres piensan que les hacen un favor al llevarlos en auto a la escuela.

Los niños aparentan estar seguros dentro de un vehículo particular motorizado. Pero esa imagen es falsa. En el país, los accidentes con vehículo automotor son la causa número 1 en muertes de niños. En realidad, sí existe un peligro en el camino hacia la escuela, pero ese peligro resultamos ser nosotros mismos -los llevamos en auto porque sería demasiado peligroso que ellos se fueran en bicicleta… debido a que hay demasiados autos-. Impecable circularidad.

Nuestra sociedad dominada por el culto al automóvil, también afecta gravemente la independencia de los niños. De hecho, muchos de ellos viven en islas virtuales -sus casas, sus escuelas, su espacio designado para el juego-, con todo lo intermedio visto solo a través de las ventanas del vehículo. En nuestra sociedad, la independencia de un niño comúnmente es medida en metros.

Por otro lado, nuestra excusa es que no tenemos tiempo -y siempre tenemos prisa-.  Pero ¿acaso no hay una ironía -e ineficiencia- en llevar a nuestros hijos en auto a la escuela por la mañana y luego llevarlos en auto a clases de futbol, para que hagan el ejercicio que su cuerpo necesita? Los padres que en lugar de eso, acompañan a sus hijos a pie o en bici a la escuela, dan un ejemplo positivo -al tiempo que ellos también hacen ejercicio y se dan la oportunidad de conocer a sus vecinos-, porque ello protege a sus hijos de la contaminación, el sobrepeso y los accidentes de tráfico.

Por supuesto que al tomar la decisión de dejar el coche para movernos con nuestros hijos, si mucha gente hiciera lo mismo, los beneficios serían cada vez mayores. Habría una mejora considerable en la calidad del aire -y por ende, cada vez menos enfermedades respiratorias, cardiovasculares, etcétera-, no tendríamos el deshonroso primer lugar en obesidad y sobrepeso infantil y habría menos muertes y lesiones por accidentes en automóvil.

Piénsalo, ¿es seguro llevar a tu hijo en automóvil?

Temas: , , , , , , ,

  • http://twitter.com/webrizo Webrizo

    Hay razones obvias para no usar el auto para llevar a tus hijos a la escuela, pero, ¿exponerlo como prácticamente la única causa de la obesidad infantil, las enfermedades respiratorias y cardiovasculares?, fuera de contexto completamente.

    • http://www.facebook.com/edgarpavia Edgar Pavía

      No, y no veo que el articulo la exponga como la única causa. no obstante, sí es una de las principales, junto con la comida chatarra que encontramos en la tiendita de la esquina y los omnipresentes oxxos.

  • Marcela

    Un documento hecho probablemente por quien no tiene hijos, las razones que menciona son irreales e idealistas. En un alto porcentaje de familias tanto padre como madre trabajan y obviamente sus trabajos NO están cerca de donde viven así que alguno de los 2 debe de llevarlos a la escuela y es lógico que el medio de transporte sea el auto o autobus. Yo jamás expondría a mi hija a trasladarla desde el bosque del centinela hasta av montevideo en bicicleta cuando en la ciudad no hay cultura vial y no se respeta al peatón y menos al que va en bicicleta. La obesidad infantil no es causa de que los niños se transporten en auto sino de la deficiente alimentación que se les otorga en casa por parte de las familias, una negligencia para los niños por parte de los padres y las escuelas. Discúlpame pero el articulo esta totalmente fuera de contexto, el porcentaje de trabajadores que viven cerca de sus trabajos es muy bajo así que quizás sería bueno investigar un poco antes de asegurar que es más seguro llevar en bicicleta a nuestros hijos cuando TODOS los días hay muertos que iban transportándose en bici.

    • Abraham Coronel

      TODOS los días hay muertos que iban transportándose en auto. ¿Vas a dejar de usar el auto?

    • Ines Alveano

      Tengo un hijo. Y los datos son reales. Sucede en muchos países. El problema es la fijación de esta sociedad en un paradigma auto-céntrico. Que no ve más opciones. Pero recuerda que sólo el 30% de los viajes se hacen en automóvil (23% en el D.F). El autobús no es lo mismo que moverse en auto. La movilidad es más activa. Y es lo deseable (el transporte público de calidad) para la gente que vive muy lejos. La mala alimentación se ha tenido siempre. Pero ahora los niños hacen menos ejercicio (por múltiples razones, entre ellas, la manera en que van a la escuela). Antes muchos iban en bici o caminando.

      • Pilar Cañal

        Discrepo de tu punto de vista Inés: la mala alimentación no ha sido siempre -solo con revisar archivos fotográficos se comprueba (ver FB La Ciudad de México en el tiempo)- es de unos 25-30 años a la fecha. Hay en México un conjunto de condiciones que han ido degradando paulatinamente la vida social, entre otras la inseguridad que subyace en muchos de los argumentos en tu artículo y las respuestas. Y hablo de inseguridad que se suma a la hostilidad para ir en bici con un niño, pero ¿y quien tiene dos? Por otro lado los niños hacen menos ejercicio (y leen menos, y socializan menos, y son mas manipulables, etc.) debido a razones diversas, la tele por ejemplo. También me parece muy sugerente e importante el argumento de Jorge: “no todos los cambios empiezan por uno mismo, eso es una idea sobre-fomentada por corporaciones”, y cuyo antídoto seguramente está en la acción conjunta y coordinada que hacen organizaciones civiles como ésta. Bien por aportar un espacio de debate sobre temas importantes.

        • Ines Alveano

          Es cierto, la alimentación ha empeorado (pero no por las frituras mexicanas, sino por las trasnacionales). Como también el ingreso excesivo de televisión y videojuegos a la vida de todos. Sin embargo, también es cierto que cada vez nuestros niños hacen menos cosas solos por la inseguridad (tanto la delincuencia, como por el exceso de autos en la calle). Una de esas, es caminar a la escuela. Hay datos duros. Artículos científicos para suscriptores de ebscohost documentan todo esto. Lo que buscamos (en mayor o menor medida) todos los que publicamos en esta página, es ciudades más humanas, que fomenten tanto actividades saludables, como la interacción con otras personas (una ciudad orientada a los autos, va en contra de ello).

    • Ines Alveano

      Marcela, rescatas jústamente el origen del problema: ”
      no hay cultura vial y no se respeta al peatón y menos al que va en bicicleta”. Es un círculo vicioso: más autos, menos respeto hacia los demás. Los países del 3er mundo nos caracterizamos por la falta de cultura vial, precisamente. Se trata de promover que todos puedan moverse con seguridad, absolutamente todos. Y que cada quien elija la mejor manera de hacerlo, dependiendo de sus circunstancias.

  • Alexandra

    También creo que esto lo escribió alguien que no tiene hijos y si bien es cierto que no se tiene cultura vial nosotros somos los que debemos crearla, los cambios empiezan por uno mismo. Es cierto, que se pasa mucho tiempo dentro del automóvil pero también es cierto que las distancias entre las viviendas, las escuelas y los trabajos son muy variadas; creo que lo importante en este articulo q se puede rescatar es el crear conciencia y cultura vial

    • Jorge Orpinel

      No todos los cambios empiezan por uno mismo, eso es una idea sobre-fomentada por corporaciones que quieren culpar a los ciudadanos por su propia corrupción y por la ineficiencia de nuestro gobierno. Saludos

    • Ines Alveano

      Soy la autora. Sí tengo un hijo, y sí lo llevo a la escuela en bicicleta. Y claro, también vivo cerca. (Se puede tener una casa grande, lejos de todo, o vivir en un departamento, cerca de todo). En Estados Unidos, la gente se mudó más cerca cuando la gasolina comenzó a subir. Mi madre nos llevó también varias veces en bicicleta. Y una secretaría le decía que no lo hiciera, porque le daba “mala imagen” a la escuela…

      • Marcela

        No tengo casa grande, te invito a mi pequeño hogar el día que gustes pero lo haces en bici claro sin que expongas a tu hijo, porque yo si creo que es un crimen andar en bici con niños en México. Saludos!

        • Ines Alveano

          Te agradezco la invitación. En Morelia, hay lugares a los cuales no voy en bicicleta (ya sea por distancia, o por peligrosidad). Desgraciadamente las ciudades en México han crecido sin ningún orden (7 veces más que la población, según cifras en manos de CTS), y el único criterio que ha privado para el diseño, es la accesibilidad con automóvil. Debido a ello se tienen altos porcentajes de abandono de vivienda (creo que andan en un 40%) y pésimas condiciones para la movilidad en medios diferentes al auto privado. Mucha gente se ha dado cuenta que les sale más caro vivir en la casa que consiguieron con INFONAVIT, por que no hay escuelas o servicios cerca. No sé cual sea el caso de tu vivienda.

  • Ines Alveano

    Me da mucho gusto que el artículo les esté “haciendo ruido”. En México decimos: “lo que te checa, te choca”. Yo sé que muchos creen que llevar a sus hijos a la escuela en auto es lo mejor (y es probablemente lo “menos peor” dadas las circunstancias tan hostiles para los peatones y ciclistas en las ciudades latinoamericanas), sin embargo, es precisamente lo que el artículo busca: que la gente (e idealmente los
    tomadores de decisiones) observe los pros y los contras, y comience a trabajar para buscar mejores alternativas PARA TODOS. En Dinamarca están promoviendo que el 100% de los niños vaya a la escuela en bici. ¿Estamos a años luz no? Si no empezamos ahora, cada vez estaremos más lejos de lo que es ideal para nuestros hijos (salud e independencia), para el planeta y para la sociedad.