Jimena D. Mayerstein

Los beneficios de la inter-modalidad: dobla tu bici

Por , @NorthboundNomad , 12 de abril de 2012

Así se dobla la bici plegable marca Dahon

Hace un par de semanas me decidí a comprar una bicicleta plegable, sin embargo, desde que supe que dichas cosas existían, se me hacía absurdo tener una bicicleta que se doblara, y que además tuviera llantas más pequeñas que las de la bicicleta en la que aprendí a andar a los 6 años, que tuviera muy pocas velocidades y costara un ojo de la cara.

Poco a poco fueron saliendo opciones más económicas y empecé a ver como varios amigos empezaron a adquirirlas, la gran mayoría de ellos no recorrían más de 10 kilómetros al día, además de que no se me hacía raro que alguien tuvieran una  bicicleta plegable, por el simple gusto de tener una bici simpática y novedosa, que ofreciera la posibilidad de tenerla dentro de la oficina y que ocupara menos espacio en casa, pero luego descubrí que éstas se podían mover dentro de otros sistemas de transporte como los autobuses de la Red de Transporte de Pasajeros –RTP- y el Metro, y entonces mi curiosidad pudo más que mi resistencia.

Debo reconocer que los primeros días me negué rotundamente a combinar la bici con el transporte público. Muchos de nosotros andamos en bici por eso, para evitar las aglomeraciones y el gasto en el transporte colectivo, pero cuando me decidí a hacerlo, fue grandioso poder evitar ir en la bici por el tramo en el que forzosamente debo tomar los carriles centrales de Circuito Interior para llegar a la escuela, además de ahorrarme 15 de los 17 kilómetros de pedaleada y evitar el calorón asfáltico, propio del verano defeño, ya que los autobuses de la RTP tienen una ventilación bastante agradable y el viaje puede resultar hasta refrescante si se va cerca de una ventana.

En la Ciudad de México, a pesar de que a esta se le denomina “ciudad vanguardista”, amigable con la bici, si uno no se desplaza cerca de la zona centro o donde hay Ecobici, siguen existiendo demasiados obstáculos para su uso cotidiano. Es prácticamente irreal la idea de contar con facilidades para el traslado en bicicleta cuando tu vida se desarrolla en Aragón, Neza, Cuautepec o Tláhuac, o en general en la periferia de la zona metropolitana. Pero con la bici plegable es definitivamente más fácil superar estas limitantes espaciales. Es algo realmente satisfactorio entrar al metro cualquier día de la semana, a cualquier hora, con la bicicleta, poder abordar un autobús y reducir considerablemente nuestro tiempo de traslado y el cansancio que ello implica, poder huir del caos que es el Metrobús en horas de máxima demanda, con tan solo desdoblar esos tubos con dos ruedas, e incluso ahorrarse algún pesero, que en el caso del Estado de México, llegan a costar hasta el doble que en el DF y en muchos casos, son necesarios para cubrir algún tramo de nuestros traslados.

Es muy importante no ver la bici como un modo de transporte aislado, que sólo puede ser opción para los más jóvenes y fuertes, es necesario verla como un complemento del resto de los sistemas de transporte, principalmente los masivos. La bici plegable permite completar los tramos más cortos de un determinado trayecto, los cuales muchas veces son los que implican mayor tiempo, debido a las largas distancias que se deben recorrer caminando o a la necesidad de tomar varios peseros o combis.

Veo en las bicicletas plegables una gran oportunidad de replantearnos el paradigma de movilidad en la ciudad, de demostrar que la inter-modalidad urbana -que implica mezclar diversos tipos de transporte para un solo viaje- es posible y que las distancias largas, más que una limitante, también son oportunidades para dejar el auto y elegir formas de traslado más eficientes y viables para nuestra economía. También son oportunidad para lograr un beneficio para nuestra salud, al reducir un poco el sedentarismo que muchas veces implica la actividad laboral, y también son beneficio para nuestra ciudad, al reducir emisiones contaminantes y aliviar la demanda de los sistemas de transporte público, dejando espacio en éstos para quien realmente lo necesita.

Temas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

  • http://bicicleta-electrica.blogspot.com/ kits Bicis eléctricas

    Hay mucha gente que vive en el extrarradio de grandes ciudades y la usa para llegar a la estación, toma un tren de cercanías y luego vuelve a usar la bici.
    Como bien dices no son excluyentes sino complementarios.
    Salud y pedal

  • http://neociclistaurbano.blogspot.mx/ NeoCiclista Urbano

    Interesante forma de tratar el tema por el potencial que tiene en términos de economía del transporte en torno a la optimización de los tiempos de viaje. El año pasado hicimos un ejercicio de intermodalidad metro-bici http://vimeo.com/15364620
    y metrobús-bici http://vimeo.com/15364620

  • J Penella

    Amigo, yo ya tengo un año usándola, la Porto en la cajuela de mi auto frecuentemente lo estaciono y completo mis trayectos en la bici, llego exactamente a la puerta de los lugares a los que voy, oficinas, banco, restaurante etc. Es una maravilla subirla a un transporte publico o a la cajuela de un taxi, para salvar distancias de pendiente pronunciada, definitivamente una excelente opción. Las autoridades del DF deben promover mas ciclo vías y mejorar las superficies de rodamiento, hay peligro de muerte con baches y topes. La ciclo pista con las obras del 2o. Piso está hecha pedazos, interrumpida, o inexistente. Hablemos mas ciclistas fuera de la ciclo pista que dentro de ella, para no mencionar los “salsipuedes” del Panteón Jardín y Tacubaya. Saludos!!

  • Daniel

    en varias estaciones del metro y mb me dicen que no puedo ingresar con mi bicicleta plegable porque a pesar de que se dobla sigue siendo bicicleta y el reglamento lo prohibe :/ saben en donde puedo checar el tema de transporte en bicicleta y metro?