Inés Alveano

Movilidad y civilidad: el medio sí afecta el producto

Por , @inesalag , 13 de junio de 2012

Seamos honestos, en las ciudades ¿no es especialmente en el transporte público en donde todavía se ven claras muestras de “ciudadanía”?  ¿Acaso no nos ha tocado ver a alguien que cede su asiento para la mujer con un niño en brazos o para el anciano? No falta tampoco la persona que da los buenos días al subir, ni la que se ofrece para detener o cargar los bultos de alguien a quien le tocó ir de pie. El usuario del transporte público es, en general, amable.

Muchos automovilistas, en cambio, ven a todo objeto, auto, camión, combi, ciclista o persona, como un obstáculo.  Cualquier acto imprevisto u omisión que se presenta frente a ellos los hace rabiar.  Que si no puso la direccional, que si no prendió las intermitentes, que si se atravesó, que si se le cerró, que si va demasiado despacio… La rara vez que no tocan el claxon, emiten improperios, hacen señas con las manos, echan las luces o segregan bilis. Claro, es digno y justo reconocer que entre tanta barbarie, aún hay automovilistas que ceden el paso al peatón o a otros vehículos.

Dentro del transporte público, también la relación entre padres e hijos es mucho más cordial, e incluso más humana.  He visto niños que cuentan cómo les fue en la escuela,  mamás con un niño sentado en cada rodilla, padres que se mueren de la risa por las ocurrencias de sus retoños, sonrisas y miradas cruzadas incluso entre extraños cuando sucede algo gracioso.

En los automóviles no sucede lo mismo, quizás debido a que sus  pasajeros adultos van concentrados en manejar y/o lamentándose del congestionamiento. Ahí, los niños se vuelven tripulantes pasivos.  Se sientan suspirando resignados. Miran hacia afuera como si buscaran algo que los haga sentir, salir de esa monotonía que los encapsula y los anula. Una brisa, una imagen, un sonido. Los chicos ya rendidos a estos traslados diarios han encontrado que un muñeco o un videojuego puede ser una manera de evitar ser parte de ese tiempo muerto. La monotonía de ese tipo de traslado, también toma un poco de color si existe un afortunado que interactúa -conviviendo o peleando-con otros pasajeros.

La bicicleta es una opción real, segura y saludable para viajes cortos. Sin embargo, si existe el temor a algún accidente, también se puede caminar. El transporte público nos da la posibilidad de emplear el tiempo de traslado a nuestro favor -además de interactuar con otras personas, se puede leer, chatear, estudiar, hablar tranquilamente por teléfono, etcétera-.   Y conducir un auto puede ser la mejor alternativa si se requiere mover algún peso extra, si se padece alguna discapacidad, en fines de semana, por las noches o para compartirlo.

En la actualidad, muchos damos por sentado que viajar en auto es lo mejor.   Si lo tenemos, nos aferramos a él para cualquier traslado -así nos genere estrés, gastos innecesarios o frustraciones-, y si no lo tenemos, soñamos con poder tenerlo algún día. No reflexionamos sobre la posibilidad de elegir el medio de transporte, dependiendo de la situación particular: qué hora es, a dónde vamos, para qué, con quién. No consideramos que haya otras opciones para movernos y otras formas de vivir el viaje.  Es decir, no pensamos en cuáles son las ventajas y desventajas de cada elección.

Temas: , , , , , , , , , , , , , ,

  • http://twitter.com/peatonesprimero peatones primero

    Me parece interesante esta reflexión y la comparto si y solo si no estuvieras hablando de la mayoría del transporte público que existe en la Ciudad de México, no lo especificas pero es probable (si hablaras de Vancouver, Madrid, Londres, Berlin, etc te lo creo).  Muchos de los traslados en transporte público se vuelven verdaderamente indignos, en general el trasnporte es inseguro, incómodo, ineficiente, salvo excepciones. Resaltar las posibilidades que da el no ir manejando dentro de un embotellamiento me parece totalmente válido.  Las personas que no tienen otra opción, realmente sufren el sistema y las personas que usan auto, ¿por qué crees que no eligen de vez en cuando dejarlo en casa y disfrutar del viaje en transporte público?  ¿les gusta el tráfico? no lo creo.
    Por supuesto que estoy a favor del menor uso del auto, pero cuando la otra opción es un transporte público tan miserable e indigno, entiendo que mucha gente no quiera bajarse de su auto.  Mientras no entendamos que el transporte público es la cara de una ciudad y sigamos construyendo vias para transporte privado, ciudades como México DF, tienen un futuro muy obscuro en cuanto a ser una ciudad vivible y caminable, donde los espacios públicos estén realmente ocupados por peatones que pasan y pasean. Pero por lo pronto tenemos al auto que impera como un tirano, con el poder que recibe de los usuarios y alimentado por las políticas públicas.  Saludos buen blog, espero que hay diálogo y discusón con respecto a estos temas de los cuales muchos estamos preocupados. 

    • Ialveano

      Si bien es cierto que los traslados en transporte público en ciudades mexicanas son inseguros, incómodos e ineficientes, también es cierto que hay veces que de pronto un extraño te dice “sientese señora” o “le ayudo con la bolsa” y entonces se te olvida por un momento el mal rato que estás pasando. En cambio en automóvil todo el tiempo TIENES que estar concentrado en conducir. En automóvil es cuestión de vida o muerte una distracción, para ti, tus pasajeros o algún usuario vulnerable de la vialidad (peatón, ciclista, discapacitado, etc.). El automóvil es un arma mortal, es un rinoceronte que incapacita al hombre tener control absoluto. La bicicleta es un vehículo de propulsión humana, tiene dimensiones humanas por lo que el control es absoluto (a menos que te guste la adrenalina). Yo no entiendo que mucha gente no quiera bajarse de su auto, es más, no entiendo como la gente se queje de su auto y sinembargo siga usándolo. Por eso trabajo promoviendo la bici como medio de transporte, caminar e inclusive el transporte público. Cualquier opción es mejor al automóvil.

  • Inesalag

    La experiencia es en Morelia.  Y el transporte público dista mucho de ser el ideal (sueño con un BRT acá).  Sé que no es por elección que lo usan, sin embargo, aún así he visto todas estas muestras de civilidad… Y como dices, si el transporte fuera digno, seguro, cómodo, eficiente, entonces creo que sí sería una opción para que mucha gente deje su auto… 

  • Inesalag

    El texto es en base a una experiencia personal.  Además de observar a otros, yo misma me veo reflejada en las 3 situaciones que expongo.  Mi humor cambia totalmente si viajo en auto, si voy en bici, o si me muevo en transporte público (aunque éste sea indigno, inseguro, incómodo, ineficiente…).  También cambia mi interacción con mi hijo.  

  • http://www.facebook.com/FoFo.face Adolfo Garza

    Totalmente de acuerdo con Ines, excelente blog.

    También me convierto en un ser frustrado cuando subo al auto, sobre todo en DF. Sufro cuando voy en transporte…aunque puedo interactuar, y soy completamente feliz y relajado cuando voy en Bici! 

    Saludos a todos!!

  • Ialveano

    Ojo: no confundir formas opciones para movernos a opciones para transportarnos, cuando vamos en carro no nos estamos moviendo…… nos estamos transportando, ya que prácticamente los brazos y los pies que movemos es tan mínimo que no puede ser considerado como tal.

  • Maus

    Yo soy un automovilista, no lo voy a negar, pero no soy automovilista por gusto.
     
    El motivo por el que uso el automóvil es debido a la distancia que hay de mi casa a mi lugar de trabajo, esto sumando que vivo en uno de los tantos cerros que rodean al DF, los recorridos que hago y las horas a las que me muevo, lo que hace muy complicado mi traslado en bicicleta o transporte.
     
    Como segundo punto es el medio de transporte tan deficiente en las rutas que puedo usar, a diferencia de las que puedo usar en el auto. El tiempo que me toma transladarme al trabajo en transporte público es casi el triple del tiempo que ocupo en el auto.
     
    Con esto no busco justificar el uso desmedido del auto, estoy conciente de que muchas veces lo usamos para distancias que podrían caminarse.
     
    Pero tampoco podemos generalizar que todos los automovilistas podría usar transporte, caminar o bicicleta. Creo que muchas personas se encuentran en el mismo caso que el mío.
     
    Al mismo tiempo soy ciclista, lo cual disfruto mucho, y de ser posible ocuparía la bicicleta como medio de transporte pero no es algo tan fácil, en mi caso.
     
    De igual manera es indispensable que las autoridades inviertan más en el transporte público y medios alternos de transporte, en lugar de crear mas vialidades para autos, creo que muchos conductores preferirían ocupar “un poco” más de tiempo con tal de, como comentan, volverse locos en el tráfico de la ciudad.

    • http://twitter.com/salvolomas Archope

      Surgen alternativas para hacer viajes compartidos, que ofrecen un medio mas confortable y con mayor margen de seguridad que algunas rutas de transporte publico, la original se denomina “Aventones”. Es posible que te resuelva el inconveniente actual de usar transporte publico. 
      Si crees que el transporte publico es la solucion al congestionamiento, exige a la autoridad:
      Eliminar concesiones independientes, autónomas y descoordinadas y crear la Autoridad del Transporte que organice y opere TODOS los medios de transporte coordinadamente, teniendo las necesidades del pasajero como prioridad.
      Carril exclusivo para el transporte publico, en todas las rutas, para que el trafico no lo afecte y paradas fijas para abordaje a nivel con pago electrónico pre-abordaje para disminuir tiempos. Señalizacion completa
      Autobuses comodos, limpios, climatizados, con WiFi, ecologicos, con informacion a bordo y que cumplan sus horarios de ruta, para dar certeza al usuario.
      Si todos hacemos el mismo reclamo a la Asamblea y al ejecutivo local, podemos tener exito mas temprano que tarde.

  • Claudia Montero

    Felicidades como siempre por la reflexión, a mí me gustaría agregar que nos movamos como nos movamos, auto, bici, caminando, en transporte público, en moto.. es importante recuperar nuestros valores: la sonrisa, el contacto visual, el respeto, la tolerancia, la cordialidad… y también participar y motivar a las mejoras en el transporte público.. tengo una gran amiga que vive en Tlalnepantla y trabaja en Reforma y cuando no usa auto sufre demasiado con el mal transporte público que hay en el Edo Méx, y yo me la paso promoviendo con ella que disminuya el uso del auto, pero la escucho y entiendo que mientras el transporte públcio sea inseguro, problemático en muchos sentidos, no será tan facil que muchos que viven lejos de su trabajo quieran dejar su auto.. que bien que en el DF se esta haciendo mucho pero es importante que toda el área metropolitana también..