#ParquímetrosYa: razones desde la bici

Por Areli Carreón, @arelibiciteka , 18 de enero de 2013

Se acerca la consulta pública sobre la instalación de parquímetros en la Roma-Condesa (domingo 20 de enero). Para contribuir al debate, me permito compartir las siguientes reflexiones desde mi perspectiva de ciclista urbana y activista ambiental.

La calidad del aire es una responsabilidad de todos, pues nadie está exento de respirar y salvo quienes migran al campo en busca de aire limpio, los citadinos no tenemos opciones de aire saludable si no participamos activamente en evitar su contaminación. En otras palabras: no podemos comprar aire embotellado, ni podemos levantar muros para contener el problema o filtros que lo eliminen de nuestros hogares. Ni el gobierno de la ciudad, ni empresas privadas tienen soluciones al final “del tubo” para este desafío, pues ninguna tecnología ha demostrado ser capaz de limpiar el aire de las ciudades. La única manera de contar con el aire que requerimos todos para mantenernos saludables, es implementar las medidas necesarias para prevenir su contaminación. No hay de otra.

En la Ciudad de México, así como en la mayoría de las zonas metropolitanas de nuestro país, la principal fuente móvil de contaminación atmosférica, son las emisiones producidas por los automóviles privados. A pesar de ser quienes emiten entre el 70 y el 80 por ciento de la contaminación, los automóviles privados solo representan un 20 por ciento de todos los viajes en la Ciudad de México (Encuesta Origen-Destino Inegi, 2007), solo son uno de cada cinco viajes, es decir, la mayoría de los habitantes de la ciudad NO contribuimos a ensuciar el aire que respiramos. Es inaceptable que las necesidades de transporte de una minoría ensucien el aire que todos, incluso los mismos automovilistas, requerimos para vivir.

Esta injusticia es doblemente indignante para los ciclistas urbanos, quienes estamos entre la población más vulnerable a la contaminación del aire, pues realizamos ejercicio físico intenso muy cerca de los autos, a pesar de que no producimos ninguna emisión contaminante y quienes más contribuimos con nuestro pedalear a disminuir el tráfico, el ruido y la congestión urbana. Es inaceptable que solamente los ciclistas urbanos estemos haciendo un esfuerzo activo por mejorar la calidad del aire de todos. Es hora de que quienes más contaminan, empiecen a aportar a reducir el problema del que son responsables.

Muchos automovilistas no quieren o no pueden dejar de usar su auto. Nadie los va a obligar a subirse a una bicicleta o al transporte público. Son libres de elegir su modo de transporte. Pero lo que sí podemos y debemos hacer es cobrar el uso indiscriminado del automóvil, a fin de que este cobro des-incentive, racionalice y mejore su uso, con el fin de reducirlo a lo verdaderamente indispensable. Si realmente lo necesitas, estarás dispuesto a pagar lo que cuesta usarlo. El cobro disuadirá a quienes sí pueden moverse de manera más eficiente y sustentable. Vale la pena recalcar que el uso del automóvil en el país, se concentra en el tercio más rico de la población.

La posible reducción del uso del automóvil significará mejorar no solo la calidad de vida de todos los habitantes de la ciudad, sino en primera instancia, mejorará las condiciones para quienes verdaderamente requieren un automotor para transportarse, ya que habrá menos tráfico y más estacionamiento disponible. Un beneficio adicional es que las medidas para desincentivar el uso del auto privado aumentarán  la demanda -y esperamos que también los presupuestos- para mejorar el transporte público, que sirve a la mayoría de la población, como se podrá apreciar en el estudio “Transformando la movilidad urbana en México”, página 19.

Una de las medidas más eficaces y efectivas, en términos de costo, para des-incentivar el uso del automóvil privado es la instalación de parquímetros. Hay resistencias, desinformación, enojo de automovilistas. Pero a ellos les digo: no tienen derecho a seguir ensuciando el aire de todos, sin aceptar la responsabilidad y el costo de sus decisiones de transporte. #ElCocheNosCuesta y por eso, #parquímetrosYA.

Si no están al tanto de los costos sociales que el automóvil genera, recomiendo ver el siguiente video:

Areli Carreón, la autora de este artículo, es presidenta del consejo directivo de Bicitekas A.C. @AreliBicteka

Temas: , , , , , , , ,