Reducción del uso del auto

Reducción del uso del auto

Por qué sí aceptar parquímetros en nuestras colonias

Por Andrés Sañudo, @leonosan , 7 de enero de 2013

En los últimos meses se ha planteado la posibilidad de que las colonias Roma y Condesa sean las siguientes en recibir los parquímetros. El debate se ha dado principalmente entre vecinos a favor y en contra, derivando en que la Delegación Cuauhtémoc convocara a una consulta ciudadana evitando así tomar una postura firme sobre el tema. Derivado de la consulta se propusieron 9 audiencia públicas (punto 6 de este link), una por cada delimitación interna de la territorial, para dar a conocer los detalles del proyecto.

Las audiencias hasta hoy realizadas han sido algo más parecido a una kermés bulliciosa que a un ejercicio de participación ciudadana serio. Es difícil lograr un diálogo en donde se pueda hablar de los beneficios que tendría poner un precio al uso del espacio público como estacionamiento, incluso cuando se implementaría en zonas que se encuentran completamente saturadas de automóviles. Con relación a esto, sería prudente propiciar la expansión del sistema de parquímetros a éstas y otras colonias de la ciudad, con el objetivo principal de reducir el uso del automóvil y obtener todos los beneficios que esto trae a nuestras calles, como viajes más seguros para peatones, menos contaminación local y mayor posibilidad de encontrar lugar de estacionamiento para quienes visitan la zona. Si dudas de los efectos negativos que el uso excesivo del automóvil trae a nuestra ciudad, te recomendamos ver el video “#ElCocheNosCuesta“.

¿Por qué es importante poner un precio al estacionamiento en el espacio público? Es una falsedad que exista un déficit de estacionamiento en las colonias Roma y Condesa. Esta impresión en la población está fundada en un fenómeno de índole económica: los bienes que se entregan de manera gratuita generan un uso desmedido de ellos mismos, sin mencionar la regulación informal generada en consecuencia: el espacio público cobrado por los llamados franeleros.

Otro de los pretextos utilizados para rechazar los parquímetros, es la visión del estacionamiento como un derecho, como si el no contar con estacionamiento gratuito transgrediera con derechos como el de la educación o la salud. “Es que es el espacio público”, se dice. De hecho, hay que tomar en cuenta que el espacio en la vía pública ocupado por un automóvil privado, deja de ser espacio público en el momento en que nos estacionamos, ya que el automovilista se convierte en el único usuario de este y en el único beneficiado por esos 12 m2, espacio que normalmente ocupa un automóvil. El parquímetro afecta positivamente la rotación de vehículos, provocando que los espacios para estacionar se vacíen de manera más frecuente, no solo haciendo posible el uso del espacio a más personas y devolviéndole su característica pública, sino también evitando fenómenos como las dobles filas, el estacionamiento en banquetas y retribuyendo a las personas que habitan esa zona, mediante la acumulación de recursos e inversión de parte de estos en la mejora de banquetas, alumbrado, parques y demás espacio también público.

¿No sería mejor construir más estacionamientos? Como comentaba anteriormente, la ausencia de un precio en el estacionamiento en la vía pública ha provocado un abuso del uso del mismo, que hoy vemos traducido en el gran deterioro de la accesibilidad universal en las diversas colonias de la Ciudad de México. Durante décadas se ha atacado el problema mediante la construcción de estacionamientos y la exigencia de una provisión mínima de cajones en los nuevos desarrollos, sin embargo, estas políticas han dejado de lado el origen del problema: estacionarse en la calle sigue siendo gratis. Por ello es que no importa cuánto estacionamiento construyamos, ya que mientras no le pongamos un precio a estacionar en la calle, seguirá habiendo gran demanda de este servicio como un derecho y por ello seguiremos creyendo que se requiere de una oferta infinita de estacionamientos, y más importante aún, nuestras calles seguirán desordenadas y peligrosas para otros usuarios, como peatones y ciclistas.

¿Qué pasa si soy residente de estas zonas? De acuerdo con el Reglamento para el Control del Estacionamiento en las Vías Públicas (RCEVP) del Distrito Federal, aquellas viviendas que no cuenten con cochera, podrán acceder a un permiso temporal gratuito.

En la colonia Polanco se han entregado alrededor de 600 tarjetones para vecinos, es decir, cerca del 10% de la oferta de estacionamiento en la vía pública correspondiente (son 6 mil los cajones de estacionamiento regulados por parquímetros en esa zona). Además de ser viviendas sin cochera, existen otros requisitos administrativos para la obtención del permiso, como ser propietario del inmueble o contar con un contrato de arrendamiento, tener cubierto el pago del impuesto predial o el servicio de agua. Si bien estas medidas son estrictas, son en beneficio de los propios residentes, ya que los requisitos, junto con la visita de verificación a los domicilios, hacen de esto un proceso controlado, evitando que los tarjetones lleguen a visitantes de la colonia, como pudieran ser quienes trabajan en casas utilizadas como oficinas. Una política descontrolada de permisos residenciales puede llevar a un mercado negro de éstos, situación que no beneficia a nadie.

La implementación de parquímetros requiere de un equilibrio entre las necesidades de residentes y visitantes. Para lo cual, en el Manual de Implementación de Sistemas de Parquímetros de próxima publicación, recomendaría la realización de un censo detallado de los residentes, el número de vehículos que poseen y los cajones de estacionamiento con los que cuentan en sus domicilios.

Los resultados revelarán las necesidades de los residentes y por tanto el número de permisos potenciales a otorgar. En principio, dichos permisos no deberían de ser gratuitos, sino un descuento a la cuota del parquímetro y pudiendo quedar cubierto de manera anual. Los permisos gratuitos constituyen un subsidio al uso del automóvil hacia los residentes, lo cual es una contradicción en una política pública de reducción del uso del automóvil como ésta. Si los permisos se otorgan de manera gratuita, habría que considerar una compensación de dicho subsidio para los residentes que no cuentan con automóvil, como pudiera ser el pago del transporte público para ellos, que no reciben el servicio público que sí están obteniendo los propietarios de un coche.

Dependiendo de las condiciones de cada zona, se pudiera considerar la emisión de más de un permiso por vivienda, pero es muy importante que éstos tengan un costo y que a mayor número, mayor debería ser. Por ejemplo: el primer permiso para un hogar podría costar el XX% del costo de una pensión promedio en la zona, el segundo dos veces el costo del primero, el tercero tres veces el costo del segundo y así en adelante. Siempre sujeto a un número máximo de permisos por zona ya que también se debe responder a las necesidades también de los visitantes, en especial de aquellos de corta estancia, que vienen a estas zonas a realizar una compra, comer o visitar a alguien, dándole vitalidad económica y social a cada colonia.

¿Qué va a pasar con los recursos generados? El esquema propuesto por el gobierno del DF, es que el 30% de los recursos generados serán reinvertidos en el espacio público de las colonias por medio de la Autoridad del Espacio Público (AEP). Sin embargo, la aplicación de dichos recursos está sujeta a la presentación y aprobación de proyectos en el Comité de Transparencia y Rendición de Cuentas que, según el RCEVP, está integrado por los comités vecinales, la delegación correspondiente, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda, la Secretaría de Seguridad Pública y la propia AEP.

Con ello, las colonias en donde se instalan parquímetros pasarían a ser lo que se conoce como Parking Benefit Districts, es decir, colonias donde además de los beneficios de movilidad, los fondos generados por la disposición a pagar de los automovilistas se traducen en mejoras para todos los usuarios del espacio público. Tomando en cuenta que en México la mayoría de los autos se concentran en los estratos de mayor ingreso de la población, esta medida forma parte de una política económica progresiva.

De igual manera sería progresiva y plausible si los recursos se utilizaran en otras funciones y gastos que debe cubrir la ciudad. Pero re-invertir en la accesibilidad universal, como lo puede ser la infraestructura peatonal y ciclista, o la inversión en mejoras para el transporte público, es una buena práctica, pues cierra el círculo de gestión de la demanda de transporte, en donde se “empuja” a los usuarios del automóvil particular y se les “atrae” a utilizar otros modos de transporte. Además, la reestructuración del espacio público ayuda a fortalecer el propio sistema de movilidad existente, pues si generamos nuevas banquetas y áreas peatonales en donde las propias condiciones del espacio impidan la invasión de autos estacionados ilegalmente, entonces, cada vez serán menores los trabajos de vigilancia que en ese sentido se tendrán que hacer.

¿Cuáles son los objetivos de un sistema de parquímetros? Los beneficios esperados u objetivos de la instalación de parquímetros, los podemos separar en principales y secundarios.

Los objetivos principales son de movilidad:

  1. Incrementar la disponibilidad de cajones para estacionar –mas no el número de cajones- para residentes y visitantes
  2. Reducir el tiempo de búsqueda de un lugar de estacionamiento
  3. Reducir el estacionamiento ilegal en ciertos lugares del espacio público, como cruces peatonales, banquetas y doble fila
  4. Disuadir el estacionamiento de larga estancia
  5. Reducir el congestionamiento vehicular
  6. Ordenar la vía pública
  7. Fomentar otras formas de movilidad

Los objetivos secundarios son:

  1. Agilizar la velocidad de vehículos de emergencia
  2. Mejorar la calidad del aire y reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero
  3. Mejorar la seguridad vial
  4. Disminuir los niveles de ruido
  5. Generar recursos que puedan ser reinvertidos en el espacio público, específicamente en la movilidad y accesibilidad universal de la zona

¿Por qué clasificamos como objetivo secundario los recursos generados? Que tengamos un espacio público ordenado, en donde la movilidad de todos usuarios se realice de manera cómoda y segura, no debe depender de si es o no rentable, por ello este es el objetivo primario. Y es por ello que recomendamos que las reglas de operación del sistema respondan a la demanda de estacionamiento en cada zona, ya que de esta manera se transparenta el por qué de los horarios, días y tarifas determinadas. De igual manera, si se tiene un operador privado, el gobierno es quien debe establecer obligaciones muy claras en el contrato de prestación de servicios, así como los indicadores de monitoreo que servirán para evaluar la eficiencia del sistema con respecto a sus objetivos y, por tanto, la eficiencia del operador. Estos contratos deberán ser públicos y consultables por la ciudadanía.

Andrés Sañudo, el autor de este artículo, es especialista en gestión del uso del automóvil y demanda de estacionamiento para ITDP México.

Cartel usado por ITDP para un taller de medios. "Ciudades multimodales" se refiere a zonas urbanas donde haya diversas modalidades de transporte a elegir y en las que un viaje se pueda hacer en parte en bici, en parte en transporte público y en parte caminando, por ejemplo.

Temas: , , , , , , , , ,

  • Guillermo Favila

    Las audiencias fueron simplemente informativas, no fueron de consulta. En ellas la autoridad del espacio público otorgó un espacio a los asistentes para expresarse, este ejercicio fue muy bueno ya que se dieron cuenta que la gran mayoría de las personas rechaza la instalación de los parquímetros.

  • http://www.facebook.com/xtrevi Xavier Treviño

    La gente paga decenas de miles de pesos más por accesorios cuando compra un coche nuevo, y hay 900,000 autos nuevos cada año en el país. Deben de entender que los costos de operación del coche son responsabilidad de ellos, no es responsabilidad pública. Entre ellos el estacionamiento: no es un derecho, es un uso privado del espacio público.

  • Roberto

    Yo estoy completamente a favor de los parquimetros en colonias y delegaciones donde existe mayor flujo vehicular, y donde no, tmb, ya que como lo dicen anteriormente existirá un control en cuanto a franeleros y demás Lo único que no me queda claro y es donde surgen mis dudas en el permiso para los que vivimos ahí en mi caso, por ejemplo hace mucho tiempo opte por cambiar mi modo de transporte y comencé a moverme con la bici, hoy mi medio principal es y sera mi bici, pero tmb tengo un carro y lo uso quizá una o dos veces, por mucho a la semana, y un par de horas, y resulta que tengo que pagar por dejar parado mi carro toda la semana, esa es la parte que no me gusta, no tengo garage en la casa y tengo que dejarlo en la calle, entonces es ahí donde no me gusta que siga generando un gasto un producto que casi no utilizo y pasa la mayor parte del tiempo parado, siendo que cambie mi forma de transporte por que entendí el beneficio que es tanto para mi como para los demás!!

  • Soledad

    Soy vecina de la colonia Condesa. Me parece excelente la propuesta de los parquímetros como defensa del espacio público y la reinversión en el mismo. Pero me preocupan dos cuestiones en este planteo:
    1. En cuanto a los recursos generados, comentan que el 30% se utilizará para la reinversión en el espacio público de la zona, ¿Cuál será el destino del restante 70% de los mismos? Creo que la transparencia en el uso de fondos es un requisito fundamental en cualquier política pública y así debemos exigirlo.
    2. No veo que en ningún momento pensemos en el impacto económico que sufrirán los “franeleros” y sus familias. Estoy a favor de las políticas ambientales siempre y cuando tengan en cuenta la cuestión social. Las personas que cobran irregularmente los espacios en las calles son parte de un gran porcentaje de la población que no cuenta con empleo formal y se las rebusca en las calles, muchas veces fuera de la ley, para poder percibir un ingreso. En general, son personas con dificultades para conseguir trabajo, con familias que mantener y realizan esta actividad como autoempleo; esta actividad, si bien puede estar fuera de la ley, no es delincuencia. Me gustaría escuchar acerca de un plan de inclusión de esta población a la actividad formal o alternativas de autoempleo; al menos, me gustaría que sea parte del debate.

  • http://www.facebook.com/profile.php?id=644683982 David Martin

    que manera de darle la vuelta al problema de los franeleros….. una tranza que ahora hasta tenemos que “agradecer” es el mas tipico proceder de la proteccion de la mafia institucionalizada, soy colono de la condesa y como muchos no tengo cochera, mi departamento es viejisimo… mi esposa y yo contamos con auto, pero no daran mas que un tarjeton por inmueble, tendremos que pagar alrededor de 2 mil pesos al mes por estacionar el auto en la calle, ademas quisiera ver a donde va el 50% del costo de los parquimetros… a una empresa privada “Bicentenario”

  • Pingback: Blue Coaster33()

  • Pingback: online casinos()

  • Pingback: online casinos()

  • Pingback: lan penge nu 18 ar()

  • Pingback: parking()

  • Pingback: parking()

  • Pingback: fue()

  • Pingback: laan penge nu()

  • Pingback: bottled alkaline water()

  • Pingback: electrician helper()

  • Pingback: electrician schools costs in()

  • Pingback: locksmith hollywood fl()

  • Pingback: related site()

  • Pingback: plumbing tools rental()

  • Pingback: plumbing code book massachusetts()

  • Pingback: water ionizer()

  • Pingback: house blue()

  • Pingback: electricians woodbridge va()

  • Pingback: payment plan()

  • Pingback: pay per day loan plans()

  • Pingback: paypal loans()

  • Pingback: water ionizer loans()

  • Pingback: visit site()

  • Pingback: alkaline water()

  • Pingback: cheap car insurance()

  • Pingback: water ionizer()

  • Pingback: great post to read()

  • Pingback: he has a good point()