Said Osuna

¿Quieres bicis? Juega cartas con el gobierno

Por , @saidosuna , 10 de abril de 2012

Señalización Hágalo Usted Mismo para movilidad no motorizada en la Ciudad de México, los responsables son anónimos.

“Las oportunidades tienden a ir y venir periódicamente, según los imperativos de la política electoral del momento.” -Elder y Cobb, 2009-.

Precisamente, los teóricos del análisis de las políticas citados anteriormente, se refieren a las ventanas de oportunidad, las cuales son útiles para colocar temas en la agenda de gobierno y son generadas por los mismos problemas que los gobiernos tienen pensado abordar, dedicandoles sus recursos humanos y materiales limitados. En términos precisos, la agenda de gobierno se puede entender como el “conjunto de problemas, demandas, cuestiones y asuntos que los gobernantes han seleccionado y ordenado como los objetos de su acción”, según lo señala Luis Aguilar Villanueva en su libro “Problemas públicos y agenda de gobierno”.

En la práctica, los asuntos que seleccionan los gobiernos no siempre son los de urgencia o por los que la población es más afectada, en ese mismo sentido y una vez definida la agenda, son los actores políticos, sociales y gubernamentales, en conjunto, quienes deciden cómo abordar qué problemáticas. Un ejemplo de ello es el gobierno de Felipe Calderón, que durante campaña, en sus propuestas no se hacía mucho hincapié en el asunto de la seguridad y combate a la delincuencia organizada, sin embargo, después de aquellas elecciones el tema de seguridad se convirtió en bandera de la actual administración federal y para no acabar ahí, la manera de resolver el asunto es aún cuestionado por la sociedad.

Sin embargo, las campañas electorales son los momentos donde los candidatos recolectan, o al menos están más dispuestos a platicar sobre los asuntos que les interesan a los ciudadanos. La época electoral que recién comienza en este país, es una oportunidad para colocar el tema de la movilidad sustentable como un asunto prioritario para las ciudades de México.

Las circunstancias de la calidad de aire en muchas de las ciudades del país -pequeñas, medianas y grandes-, así como la congestión vial, obligan a atender la problemática de la movilidad urbana, ya que la mayor parte de las soluciones a estos problemas se encuentran en promover medios de transporte sustentables, como la bicicleta y el transporte público masivo.

La formación de la agenda, como coinciden estudiosos del tema, como Luis Aguilar Villanueva, previamente citado, y Joan Subirats, es un proceso político, ya que emerge de las demandas y opiniones de los ciudadanos. Los grupos ciudadanos organizados, con sus recursos económicos, políticos y materiales, son quienes conducen la definición y justifican los problemas públicos a tratar y la manera de resolverlos. Estos grupos pueden ser los mismos partidos políticos, organizaciones civiles o sindicatos, entre otros, y son quienes median con los gobiernos y entre ellos mismos para definir los problemas. Por ejemplo, hay grupos empresariales que promueven soluciones a la ciudad basadas en el auto, mientras que hay quienes promueven soluciones más sustentables. Entonces, convergen en una arena donde las soluciones al asunto deben ser sólidamente argumentadoas o mediatizadas –cosa que no es la más óptima, por carecer comunmente de sustento, sin embargo sí es la más común-. Como respaldado se usan las palancas económicas, políticas y sociales de cada uno de los grupos ciudadanos involucrados.

En este contexto, la tarea y el reto para quienes promovemos ciudades más sustentables es incidir en la agenda de gobierno, y las estrategias para lograrlo son diversas y varían entre la formalidad y la creatividad, podemos tomar como ejemplos el wikicarril, liderado por el colectivo Camina, Haz Ciudad, o la campaña #cofcofCofepris, llevada a cabo por la Bicired, la cual exige una mejor regulación de la calidad del aire. Lo importante es transmitir a los candidatos el mensaje de que existe un problema y que la solución requerirá implementar el transporte público o la bicicleta, por ejemplo.

Lo básico es hacer llegar la propuesta directamente a los candidatos -se puede emplear lo comentado en el artículo titulado “Paso uno: tener bici-proyectos”-. Pero para esto agregaría algo: interceptar al candidato en algún evento masivo o con medios presentes, lograr que se haga el planteamiento de la problemática o cuestionarlo sobre su apoyo a la bicicleta o al transporte público para solucionar los problemas de la ciudad. Es importante aclarar que cuando me refiero a los candidatos, hablo de los que compiten por un cargo de representación, desde diputado federal, pasando por senador, hasta los presidenciales. Para generar un consenso en la agenda de los diferentes partidos, es necesario hacer llegar la propuesta a los abanderados de todos los partidos y así evitar que cuando alguno llegue al puesto correspondiente, obstaculice la propuesta de la bicicleta en razón de que “era propuesta del otro partido”.

En síntesis, las circunstancias invitan a la actividad de los promotores de las ciudades sustentables, ya que los momentos electorales ponen sobre la mesa las condiciones para colocar los problemas que nos interesan y sus posibles soluciones ante quienes tomarán las decisiones en los gobiernos entrantes.

Temas: , , , , , , , , , , ,

  • Ines Alveano

    Muy buen artículo. Gracias. Recomiendo el artículo de Carlos F. Pardo: Ciudades del automobil, obesidad y cambio climático: se alinean las crisis y también las soluciones.
    Para algunas personas es muy obvio, pero para otras no. Hay que fomentar un cambio de paradigma! :D