Oscar Montiel

Recuperar espacios, un cajón a la vez

Por , @tlacoyodefrijol , 4 de octubre de 2012

Foto del Parque(ando) 2012, por @charliecarax

El viernes 21 de septiembre de este año, el colectivo “Camina, Haz Ciudad” organizó en la Ciudad de México, con apoyo de otras organizaciones y colectivos, el segundo Parque(ando). Este evento nació buscando hacer, a nivel nacional y junto con la Bicired, en una fecha propia, una versión mexicana del Park(ing) Day, el cual inició en la ciudad de San Francisco en 2005. Por su parte, el colectivo Ciudad para Todos, también, junto con otras tantas organizaciones, realizó un evento similar en una calle de Guadalajara, en festejo por el Día Mundial Sin Autos el sábado 22.

De lo que se trata este pequeño festejo, repetido en ambas ciudades, es de instalar un parque efímero en un lugar que normalmente ocupa un auto para estacionarse. Y bueno, parque es un decir, simplemente se trata de tener un sitio para generar interacción en la calle y entre la gente.

Cuando un coche se estaciona, está usando un bien público, la calle, para abandonar su propiedad privada -porque eso hace uno cuando estaciona, abandona una gran masa en el espacio de todos-. ¿Por qué se da por sentado la calle es derecho del automovilista? ¿Cuándo se estableció que ese espacio es del automóvil de alguien y no de las personas?

Aquí radica la importancia de esta acción: mientras el coche está abandonado, ocupando ocho metros cuadrados de la ciudad, en ese espacio no existe interacción. En la Ciudad de México, incluso teniendo ya el 80% de la superficie dedicada a ellos para ocupar -mediante diversas vialidades que atraviesan la ciudad-, algunos “cochistas” se estacionan invadiendo las líneas peatonales o las banquetas, que específicamente se destinaron para que los peatones “caminen seguros”. Supongo que eso los acerca  un poco más ser “dueños” del 100% del espacio público urbano.

Entonces, el planteamiento del Parque(ando) invierte esta lógica: no sólo las banquetas o los cruces peatonales son para peatones. La ciudad entera puede serlo y la ciudad entera es para disfrutarse, al fin y al cabo, en promedio, solo 3 de cada 10 viajes al día se realizan en coche, en las ciudades mexicanas. Cuando el espacio donde ocurre interacción humana se extiende a uno, dos o tres supuestos cajones de estacionamiento, se puede cambiar completamente el paisaje de una calle.

Claro, el parque es efímero, dura un día, pero la idea de que el espacio puede estimular los sentidos de la vista, el oído, el tacto o incluso del gusto, además de hacernos interactuar más y mejor, genera una resonancia en la gente, la idea del espacio público cambia. Un cajón a la vez.

En caso de que desee leer más sobre el Parque(ando), en el blog de Haz Ciudad hay una pequeña reseña al respecto. Y para saber más de la actividad realizada en Guadalajara, pueden visitar el post de @microgdl.

Temas: , , , , , , , , , , , ,

  • Ines Alveano

    También recomiendo ver videos de http://www.streetfilms.org. Yo conocí el parking-day por ellos. Hay videos tanto de parqueando, como de otro tipo de maneras de “re-apropiarse” de la calle. Incluso ahí se pueden ver 10 videos (MBA Moving beyond the automovile) acerca de todo lo que se tiene que hacer para curarnos de la dependencia del automóvil, y lograr ciudades más amables para todos. Gracias Oscar, por tu artículo.