Santa, así se hace mejor transporte público

Por Archibaldo Hope, @AtalayaUrbana , 12 de julio de 2012

Como en un reloj de movimiento mecánico, todas sus partes, -engranes, resortes, palancas- trabajan de manera predecible con una coordinación perfecta, obligada. Del mismo modo deben funcionar los medios de transporte de la ciudad, siguiendo rigurosamente los movimientos coordinados por una Autoridad del Transporte – al estilo del Consorcio de Madrid, RATP de Paris, London Transport, CTA de Chicago, etcétera-.

Esta es mi carta a Santa Clos, casi instructivo, pidiendo menor transporte publico urbano. Se aceptan sugerencias, criticas y comentarios.

La Autoridad del Transporte que se defina debe ser una entidad autónoma, independiente y con patrimonio propio que planee, programe, organice, coordine, opere y supervise todo el sistema y todos los medios de transporte de pasajeros que funcionan en la ciudad, alejada de las influencias partidistas y electorales -y que idealmente, debería incluir los municipios conurbados de entidades vecinas-.

De esta manera se racionalizarían y ordenarían las rutas en función del cupo, se evitan duplicar los servicios y se generan sinergias entre los diversos medios, los cuales se aprovechan los unos a otros, dándole el mejor y mas eficiente uso al equipo rodante. Se estandarizan los autobuses y el resto del equipo para lograr eficiencia y menores costos en capacitación, mantenimiento y reposición. Los vehículos se mantendrían en movimiento todo el tiempo, destinándolos a la ruta y el horario donde son necesarios y reduciendo tiempos muertos en paraderos. Los autobuses sólo deberían estar parados en el patio de guarda, nunca en la calle ni en el paradero.

Además, se hace posible cambiar los incentivos del conductor para alinearlos con los del pasaje y así privilegiar el servicio al usuario, otorgando bonos de eficiencia, por cumplimiento de horarios y rutas, ahorro en combustible, mejor trato al equipo, evitar accidentes, etcétera.

 

Instalando GPS en buses se tendrá información en tiempo real de la hora del arribo a la parada y de recorrido, los tiempos de las rutas se harán predecibles y así incentivarán al operador a lograr el cumplimiento de la puntualidad en las paradas y los tiempos de recorrido.

Para atraer automovilistas al transporte público, el transporte público debe ser de la mas alta calidad, confortable y seguro, inclusive debería ser climatizado y dotarlo de WiFi para que el pasajero se conecte mientras se traslada. Incluso, en ciertos casos, será conveniente establecer rutas de servicio ejecutivo, donde estén garantizados asiento y tiempo de recorrido, pero cobrando una tarifa mas alta.

El mejor servicio necesita parabuses y estaciones bien diseñadas. Para disminuir tiempos de recorrido es conveniente tener un método de pago previo al ascenso o pago a bordo con tarjeta y tener prioridad en semáforos. La subida y bajada al transporte se debe facilitar al ser a nivel banqueta, sin que sea necesario subir o bajar escalones para acceder.

Toda ruta principal debe tener su carril exclusivo, confinado si es posible.

Las paradas podrían ser fijas, claro, con asientos y techo de protección y exhibiendo información de rutas, correspondencias y transferencias, e información del tiempo para el arribo del próximo transporte en la ruta, en tiempo real.

Se pueden ofrecer aplicaciones para teléfonos inteligentes que permitan revisar y avisen de toda esta información. El transporte estaría a nuestro servicio, en vez de que este sea una carga para nosotros.

Las rutas en calles secundarias y las locales que alimenten a los corredores masivos asegurarán la posibilidad de transferencias entre medios, lo cual evitaría que todos los transportes quieran penetrar a los puntos de mayor concurrencia para ‘pescar’ su pasaje.

Cada medio enfocaría su operación al área geográfica que le corresponde, sin invadir ni suplantar otras rutas.

Con el uso de una sola tarjeta electrónica para pagar los diferentes servicios, el pago universal, se pueden permitir transferencias de un transporte a otro, sin costo, vender abonos y otorgar subsidios focalizados, además de ser una manera de recabar información sobre los patrones de uso, valiosa para planear cada vez un mejor servicio. También se pueden aplicar tarifas variables en función de la demanda, esto con el objetivo de generar incentivos al uso del transporte público fuera de las horas pico, donde el costo podría ser más barato.

Temas: , , , , , , , , ,