Jimena D. Mayerstein

#CarrilBusBici: beneficio para la ciudad

Por , @NorthboundNomad , 22 de noviembre de 2012

En vez de retirar el carril Bus-Bici recientemente creado en Reforma, como parece estar pasando (sigue la etiqueta #CarrilBusBici#SíAlCarrilBusBici en Twitter), esta infraestructura se podría usar como excusa para establecer un diálogo con las empresas de transporte público y en un futuro cercano, ordenar su funcionamiento. Regular la velocidad y las paradas de las rutas que convergen en esa sección de la avenida (entre Circuito Interior y Periférico), lograría que avancemos mucho en el orden del transporte público, solo se trata de iniciar el diálogo.

La infraestructura ciclista no solo beneficia a todos quienes puedan subirse a una bicicleta, sino al entorno inmediato, y más cuando se crean soluciones como el carril bus-bici, por ejemplo, el de Reforma, que abre la oportunidad de tener mejor transporte público para sus usuarios, ya que nos pone un paso más cerca de poder regularlo.

Foto de la infraestructura retirada que formaba parte del carril bus-bici en Paseo de la Reforma, DF, México. Vía @AndresLajous en Instagram

Es ya el fin de sexenio, a la presente administración le urge irse y deja atrás una ciudad llena de cosas nuevas, y en esta racha de novedades, se encuentran algunas en infraestructura ciclista como el carril bus-bici de Reforma antes mencionado, el bus-bici de Eje 7 Sur y la aún inconclusa ciclovía de División del Norte. Sin embargo, hasta ahora lo más notable de estos nuevos espacios para la bici no han sido los espacios en sí, sino la reacción que han causado entre varios automovilistas, que inundan las redes sociales con quejas y comentarios en contra de los nuevos carriles. En particular, hay dos aspectos que son una constantes en las quejas: en general, el “robo” de espacio vehicular, que, se dice, implica un aumento en los problemas viales y la eliminación del estacionamiento en División del Norte.

En el tema del “robo” del espacio al automóvil para darle paso a infraestructura ciclista, se ven Infinidad de quejas especialmente sobre el carril bus bici en Reforma, que según algunas personas, ha venido a empeorar el tránsito, y aunque en el más estricto sentido sí se le está quitando al automóvil una pequeña porción de los cientos de kilómetros de calle que tiene, para otorgarle unos cuantos metros al ciclista y al transporte público, si analizamos este supuesto argumento sobre el “robo de espacio”, ese espacio no se está robando, sino que se está cambiando de modalidad: en vez de usarse para coches, se usa exclusivamente para bicicletas y transporte público. Además,  ahí está la construcción de los segundos pisos y obras monumentales como la Supervía, que hasta ahora solo han demostrado no solo que se está dando más espacio al automóvil, pero también se están creando embotellamientos aún mayores y en doble cantidad: ya no sólo hay autos detenidos abajo, ahora también arriba y, además, eliminan toda posibilidad para circular a pie o en bicicleta en esas zonas. Para ahondar en este tema, recomiendo ver el concepto “tráfico inducido” e investigar sobre los efectos que los segundos pisos tienen en las ciudades.

En el segundo aspecto, la preocupación por el estacionamiento no es nada nuevo. En el caso de División del Norte, uno de los argumentos más recurrentes es que los comerciantes se verán perjudicados en sus ventas por la eliminación del “derecho” a estacionarse y el mejor ejemplo de que esto no es cierto, se puede apreciar en el caso del Metrobús del Centro Histórico: decenas de comerciantes y automovilistas se oponían a la entrada de este sistema de transporte, ya que calles como República del Salvador se volvieron exclusivas para la circulación del Metrobús y a casi 6 meses de inaugurado el sistema, la realidad que se vive es otra, son calles llenas de personas, comercios abiertos y una gran accesibilidad a los mismos gracias al nuevo sistema de transporte y los ambientes más amigables con el peatón.

En el caso de División del Norte, no existe una restricción a la circulación vehicular y la llegada de bicicletas es más bien una oportunidad para los comercios tanto de que más gente entre a ellos, como de ofrecer beneficios a los ciclistas y hacer atractivos sus productos a este sector: debido a la naturaleza de este medio de transporte y los sus requerimientos físicos, el ciclista está en constante búsqueda de alimentos y servicios, y gracias a la flexibilidad de estacionamiento, es más propenso a detenerse y consumir en lo que va encontrando en el camino. Claro que no es lo mismo para quien no anda en bici y sí en automóvil, ya que aunque tenga una verdadera intención de consumir o ir a algún lugar en dicha avenida, el no tener estacionamiento será un gran impedimento, ya que actualmente encontrar un lugar para dejar el automóvil es prácticamente imposible, por lo cual las condiciones no serán muy diferentes aun eliminando ese estacionamiento que hoy en día existe.

Sin embargo, el ciclista sigue estando desprotegido en gran parte de la ciudad y sí -incluso por la retirada de obras que empezaban a mejorar su situación, como el carril bus-bici de Reforma-. La bicicleta sí es un modo de transporte y no debe de ir ni en las banquetas, ni en los camellones ni en los parques, ya que estos son espacios exclusivos para los peatones y, al final, resultan inútiles para el transporte de cientos de personas que diariamente usamos la bici para algo más que dar un paseo.

Infraestructura como la creada en Reforma y en División del Norte es necesaria, más que para proteger, para dar el lugar que le corresponde al ciclista y al usuario de transporte público y, que de otra forma, no se lograría tener en el corto plazo con simples campañas publicitarias. Yo digo sí al carril bus-bici en Reforma ya que este tipo de infraestructura es también una herramienta para atraer a más personas a usar la bicicleta como modo de transporte, para darle vida a las calles y es un paso más en la creación de una ciudad en donde todos tengan un espacio digno, sin importar de que tamaño sea su vehículo. Al final, en esta ciudad, solo 20% de los viajes son en automóvil, todos los demás nos movemos de otra forma (datos de Inegi).

Foto de los primeros días del carril bus-bici del lado norte de Paseo de la Reforma. Fuente de la imagen: noticierostelevisa.esmas.com

Temas: , , , , , , , , , , ,