Jimena D. Mayerstein

Transporte rosa en el DF, ¿equidad o más desigualdad?

Por , @NorthboundNomad , 27 de septiembre de 2012

La Ciudad de México se ha caracterizado por ser una ciudad innovadora y progresista en materia de derechos de los grupos vulnerables y de las minorías, por ejemplo, de las mujeres y de la comunidad LGBTTTI. La legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo y la legalización del aborto son ejemplos de los esfuerzos realizados por el gobierno del DF para hacer de la ciudad un lugar que garantizara los derechos de estos sectores.

En el caso específico de las acciones orientadas a las mujeres, se encuentran los privilegios de los que gozan en el transporte público: desde hace varios años, los primeros dos vagones del Metro, durante las horas de máxima demanda, son reservados exclusivamente para mujeres, con el fin de garantizar un espacio seguro y libre de amenazas como acoso sexual, tocamientos y miradas lascivas. Lo mismo ocurre en algunos autobuses de la Red de Transporte de Pasajeros (RTP), que, pintados de color rosa y bajo el programa denominado “Atenea”, son autobuses a los cuales sólo pueden abordar mujeres, niños y personas de la tercera edad. Finalmente, en el Metrobús, la parte delantera del autobús es igualmente reservada para mujeres y personas de la tercera edad o con discapacidades físicas.

Todas estas acciones pueden parecer un gran esfuerzo y un gran logro en materia de protección a la mujer, sin embargo creo que eso no es lo que se está fomentando. La separación de hombres y mujeres en el transporte público es, desde mi punto de vista, el equivalente a separar perros y gatos por la creencia de que gracias a su naturaleza no pueden convivir juntos en el mismo espacio, y más que un esfuerzo por eliminar de raíz el problema del acoso, me parece una forma de evitar atender el problema, separando a la ofendida del ofensor, pretendiendo que de esta forma en el lado azul no pasa nada por ser todos azules y en el lado rosa tampoco pasa nada, por la misma razón.

Y con esto me refiero también a la negación a ver que el acoso va más allá de hombres contra mujeres, ya que este también es de hombres contra hombres y mujeres contra mujeres, a lo que también entra en juego la seguridad e integridad de las personas con expresiones de género distintas, que se ven discriminadas por la necesidad de escoger en qué lado del tren ir, sin tener seguridad garantizada en ninguno de los dos. Otro factor importantísimo, afectado por estas medidas, es que la capacidad de los vehículos en muchos casos se ve seriamente reducida ya que la distribución uniforme de los pasajeros se vuelve imposible. Basta con ver el Metro y como los vagones delanteros, aunque van llenos, no lo van al grado de los traseros, de los “mixtos”, y en el caso de los autobuses de la RTP, que de por si tiene muy pocas unidades en sus rutas, de 2 autobuses que pasan cada hora en muchas de las rutas, uno es Atenea. Gran parte de los usuarios que podrían ser atendidos por el autobús RTP, se quedan sin recibir el servicio por no tener las características físicas necesarias para poder abordar la unidad.

Creo que la solución a los problemas de acoso en el transporte público no están en seguir separando, ni en esforzarse por hacer esta separación más efectiva. Sino que se trata de orientar la seguridad existente a la protección de todos los usuarios del acoso de cualquier otro pasajero, independientemente de su sexo. Es por ello que es necesario dar una capacitación seria a los elementos de seguridad de los sistemas de transporte público, así como implementar campañas tanto en el transporte como en recintos educativos, espacios públicos e instituciones educativas para informar acerca de estas situaciones y de cómo enfrentarlas en un esquema de colaboración comunidad–autoridad y así hacer del transporte público un espacio seguro para todos y libre de binarismos discriminatorios e ineficaces.

Temas: , , , , , , , , ,

  • Alex

    Creo que es un problema con muchas aristas y sin una respuesta fácil… Estoy de acuerdo con la conclusion de Jimena, pero ésta lleva mucho tiempo y dinero. La separación es la forma fácil de proteger a algunas mujeres del acoso masculino. Yo me quedo más tranquilo al saber que no habra quien moleste a mis amigas durante las horas pico del metro.

  • Juan

    Mucha gente argumenta que si es necesario porque los hombres somos perros jariosos que no sabemos respetar, a lo mejor en un inicio se las puedo comprar, pero la manera como la implementan es discriminación, en el entendido que se está negando un servicio a una persona sólo por su condición de género, en casos muy específicos odio cuando esperas 40 minutos en Sta Fe y pasas el RTP con 5 señoras y 20 minutos después atascado el general, estoy de acuerdo que esto no resuelve el problema de fondo el cual es el acoso, si cambiamos hombres por negros, todo mundo se escandalizaría, hombres al fondo por favor: Oh si que bueno que cuidan a mis amigas, negros al fondo por favor: Cómo es posible que haya discriminación! (._.)

    Si de veras quieren promover la seguridad, esta mejor dar continuidad a los MP’s móviles y campañas de concientización sobre los derechos

  • Lisandro Vela

    Perdiste credibilidad al omitir la violencia de mujeres contra hombres en internet como si no pasara cuando en realidad es mucho más frecuente, sólo que los hombres no denuncian y de cualquier manera por ser mujeres se les va a dar trato preferencial, como en el metro, la legislación, el sistema de justicia, presupuesto público, etc.. en nuestra “misógina sociedad”

  • pachucon

    Totalmente de acuerdo la política de RTP es discriminatoria y absurda, los programas deben de ser incluyentes no excluyentes, servicio insuficiente pero con autobuses nuevos y semivacios ni siquiera les es costeable mucho menos sustentable, me siento vulnerado en mis derechos humanos mi único pecado ser hombre y joven

    • daniel rodriguez

      que pasaría si los hombres heterosexuales pidiéramos un vagón exclusivo para homosexuales con el pretexto de que en alguna ocacion hemos sufrido de acoso por parte de estos últimos???
      todo el mundo levantaria la voz diciendo que es una medida discriminatoria, a lo cual estoy de acuerdo, ya que no vas a acusar a alguien desde antes de que cometa una falta, solo por que pienses que la va a cometer; ademas hasta donde tengo entendimiento es una medida anticonstitucional ya que el articulo 4 de la constitución política de los estados unidos mexicanos menciona que ante la ley hombres y mujeres gozamos de los mismos derechos. y que nadie debe de ser discriminado por su genero y/o preferencia sexual. este mismo al que las mujeres apelaron hace 6 décadas para obtener su derecho al voto, alegando que no había una causa para negarle el acceso a un derecho a una persona solo por su genero.

  • Agustín Farías González

    Es peor que lo que dice el artículo, es discriminatorio, porque en ningún lugar es rosa y azul; siempre es rosa y mixto.

  • Alberto Rodríguez Barrera

    STOP FEMINAZIS.

  • alberto

    La reflexión de este artículo, es muy importante. El acoso no necesariamente obedece a las diferencias (visibles) de género o sexo. Viajar en los vagones exclusivos para mujeres, lejos de de ser un privilegio, puede ser incluso más violento que viajar en los mixtos (en internet hay varios videos de riñas y agresiones entre mujeres que usan esos vagones).

    La red del metro no crece al ritmo que se requiere. Simplemente, debería haber una norma que prohibiera que tantos humanos cohabitaran un espacio tan reducido y forzara a las autoridades y sus políticas a resolver el problema de fondo, no simular soluciones discriminatorios, similares a las políticas que discriminaban a los afroamericanos en Estados Unidos y alos judíos en la Alemania Nazi (autobuses para negros, tranvías exclusivos para judíos, entre otros).