La Revolución Peatonal que viene

Por Transeúnte , 28 de mayo de 2014

Por: @peatonito

¿Vinieron de trabajo o de paseo? Nos preguntó el taxista que nos llevaba de regreso a la central camionera de Pachuca. “De paseo y de trabajo”, contestó Elías – el torreonense del colectivo@MoreleandoTrc-. Pues nuestro trabajo como activistas peatonales es pasear con nuestros pies por todo el país.

1

Somos los zombies de walking dead que atacamos a los automovilistas tratando de convencerlos de que caminar no sólo es la forma más sustentable de desplazamiento, sino que es un arte, un deporte y un proceso creativo. La analogía zombie se la debemos a @PakikoP de Querétaro, uno de los 14 ponentes del primer Congreso Nacional de Peatones celebrado en la ciudad de Pachuca, del 16 al 18 de mayo.

2

De esta forma la pregunta que me hago todos los días se acercó a una respuesta: ¿de qué sirve el Estado si no va a salvaguardar nuestra vida? En el evento algunos investigadores de@IGeografiaUNAM expusieron datos sobre los accidentes peatonales en el país. Miles de muertos al año por accidentes viales, muchos más de los que mueren en la lucha contra el narco. ¿De qué sirve que paguemos impuestos si el Leviatán no nos protege? De ahí la necesidad de un Gran Leviatón, quien protege al peatón. Idea del @GoberRemes, creador del @reypeatony padre del @Mirreypeaton.

3

Otra discusión importante para las mujeres fue: ¿cuál es la línea que separa al ligue y al acoso en el espacio público? Ellas compran coches por miedo al acoso sexual que sufren como peatonas, expresó Lilian Sol. También los niños son víctimas de las terroríficas políticas públicas cochecentristas, cuyo resultado ha sido que la principal causa de muerte de los menores sean los accidentes viales«Hemos construido ciudades para los carros y no para la felicidad de los niños»[1], postuló Enrique Peñalosa, probablemente el próximo presidente de Colombia. «Queremos jugar, no queremos coches», fue el grito de guerra de unos niños holandeses en 1972; hoy en día Ámsterdam es una de las ciudades más caminables del mundo. Reflexiones de la exposición del defensor de los derechos de los niños @Alan_jimenezr.

4

Esta inseguridad vial se deriva de la falta infraestructura, aplicación de la ley y cultura. Banquetas estrechas y llenas de obstáculos mientras se gastan miles de millones de pesos en segundos pisos; policías de tránsito corruptos y cochistas que creen tener preferencia porque nunca leyeron el reglamento de tránsito, donde se indica claramente que el peatón tiene la preferencia. Esto se simboliza con una pirámide donde en la cúspide se encuentra el peatón y en lo más bajo de la jerarquía se encuentra el automóvil. Maldita pirámide que no sirve de nada si el gobierno no invierte dinero para el peatón. «Más plata para el que anda a pata» es la frase que me inventé inspirándome en la ponencia del gran bloguero viandante @pedestre.

pirámida

Una agenda peatonal es sumamente necesaria, señaló @xtrevi, director de @itdpmx, y qué mejor inicio que creando una @LigaPeatonal. Ya que el primer paso de las políticas públicas es posicionar el tema en la agenda del gobierno ¿quién va a hacer algo por el relegado peatón, si no es una bola de ciudadanos de todo México dispuestos a detonar la revolución peatonal?

6

La llamada Liga Peatonal está integrada por expertos en movilidad, estudiantes universitarios como @A_Pata_Puebla, artistas como Arte Caminante de Monterrey, creadores deciclovías y parabuses ciudadanos como @ciudadparatodos de Guadalajara y todo tipo de ciudadanos que sólo quieren caminar en paz disfrutando los espacios públicos de su ciudad.Después de las 14 ponencias, los anfitriones @To2SomosPeaton, nos dieron un tradicional pulque y fuimos a recorrer los barrios de la Bella Airosa, porque una ciudad es como un libro que se lee con los pies. Al día siguiente abrimos la calle Guerrero para los peatones, ningún vehículo motorizado podía entrar. Conciertos de jazz, metal, malabaristas, exposiciones fotográficas y una manta del tamaño de un edificio de tres pisos, que trajo el colectivo @CholulaenBici, anunciaba la petición de una zona 30, o sea que ningún vehículo pase los 30 kilómetros por hora de forma permanente en dicha calle.

7

Finalmente, parafraseando al gran escritor uruguayo Eduardo Galeano, la utopía de las ciudades caminables está en el horizonte, caminamos dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar. Y lo más maravilloso es que la pasaremos bien en el camino, esperando que cada vez seamos más los locos que creemos que nuestra forma natural de desplazamiento se debe reivindicar mediante una revolución pacífica. ¿Y tú? ¿Cómo quieres que sea tu calle?

8

[1] Visto en: CTS-EMBARQ (2009b, p. 92). Después de cinco mil años las ciudades se construyen mal y el

transporte es antidemocrático. Revista Movilidad Amable, 1 (6). Recuperado de acá.