El coche nos cuesta – Entrevista en Ibero 90.9

Por , @suzyrain , 15 de junio de 2012

El 20 de marzo pasado ITDP México lanzó un documento titulado “Transformando la movilidad urbana en México”, el cual aborda las políticas de transporte, el uso excesivo del automóvil y el impacto que esto tiene en el desarrollo económico del país. Por supuesto, el transporte también juega un papel importante en cuestiones de salud, calidad de vida y sustentabilidad de las ciudades.

Poco después del lanzamiento, Jorge Gordillo Matalí, @elMatali, editor de Transeúnte México, visitó el programa de Susana Medina, @suzyrain, en Ibero 90.9. En su participación nos explica de qué se trata éste documento y las preocupaciones y conceptos para abordarlo. De entrada se observa el gran fomento que en la actualidad se hace al uso del automóvil, cuando la solución está en impulsar las redes de transporte público y ciclista.

El documento lo puedes encontrar para descargar en PDF, visitando la página de ITDP México. A través de él puedes enterarte de estadísticas en cuanto al uso del automóvil, transporte público o movilidad no motorizada en relación al desarrollo social y económico de una ciudad. Escucha la entrevista y por supuesto profundiza en el tema… Descarga el documento e infórmate cómo se puede hacer de tu ciudad un lugar donde vivir mejor sea posible. Para entrarle, puedes empezar con este video:

Temas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

  • http://salvolomas.wordpress.com/ Salvo Lomas Chapultepec AC

    La demanda tiende al infinito cuando el costo tiende a cero, y eso es lo que ocurre con el uso de las vías e infraestructura para el automóvil y los propios automóviles. Como cualquier otra actividad, el uso del auto genera externalidades, las positivas son principalmente en beneficio de el usuario, sin embargo, las negativas son generalmente con cargo a otros distintos al usuario. Estos costos externos han sido hasta ahora subsidiados casi totalmente por la sociedad, lo que se traduce en un trato inequitativo para los no usuarios que cubren su parte proporcional de los costos sin recibir la parte proporcional de los beneficios. Esta condición de gratuidad al uso del auto es lo que hace que el uso del auto tenga una demanda que tiende al infinito. Por eso es indispensable internalizar los costos externos del uso del auto, de modo que quien utilice el coche, pague directamente los costos externos que genera, eliminando así la gratuidad en la utilización de la infraestructura física, administrativa, y de seguridad que requiere el coche para funcionar, y recuperando los costos sociales que causa la contaminación generada por los automotores.
    La manera de internalizar este costo puede hacerse estableciendo un impuesto a las gasolinas que consumen los autos; sin embargo, con la aparición de vehículos híbridos y eléctricos, que disfrutan la infraestructura, con menor consumo de gasolina, y menos contaminación local, hay que establecer una fórmula de cálculo con base en las demás variables independientes del energético utilizado, como son el estorbo y desgaste que causa el auto en la calle en razón de su tamaño y peso, la congestión y el tiempo perdido en translados, las muertes y heridos en siniestros viales, los riesgos potenciales a peatones y ciclistas por la excesiva potencia y velocidad para convivir en armonía, la contaminación por desechos sólidos, los costos médicos, hospitalarios, de seguridad, vigilancia, jurídicos, de registro vehicular, de construcción y conservación de vialidades, drenajes, iluminación, la pérdida de terrenos permeables para construir calles y carreteras, los costos sociales y económicos que causan las vías rápidas a la ciudad y sus habitantes, etc. Para hacer un cálculo racional de estos costos debemos tomar como basé las especificaciones y características específicas de cada modelo de vehículo, da manera que el impuesto resultante que se le aplique tenga relación con los factores negativos y de costo y potencial de cada modelo. Así podemos inducir, vía costo de operación, a una selección de vehículos menos estorbosos por tamaño, más ligeros, menos potentes, menos veloces, más eficientes, con mayores prestaciones conducentes a ofrecerle más seguridad a los otros actores en la calle, más duraderos, menos ruidosos, etc..
    La Universidad de Dresden, hizo un estudio para calcular el valor de algunos de los costos externos generados por los autos en los países integrados en la Unión Europea, en los que consideraron las condiciones específicas económicas, de PIB y de desarrollo social de cada país para poder ponderar los resultados. En dicho estudio, que se puede consultar y bajar del internet, se observa que Turquía podría ser el país con características y desarrollo comparable con México, y a este país le calculan un costo anual promedio de las externalidades negativas incluidas en el estudio de €800. Si tomamos esa cifra como buena, la convertimos al tipo de cambio en pesos nos arroja una cifra promedio de $15,000 pesos anuales aplicados a 28 millones de automotores en el país, se recaudarían de manera muy económica la cantidad de $420,000 millones de pesos anuales, (En el DF la recaudación sería de $45,000 millones de pesos, que alcanzarían para construir cada año 30 km de Metro + 100 km de Metrobus + 1000 km de ciclo carriles confinados y la reconstrucción de los 20,000 km de banquetas las banquetas. Adicionalmente a esto, se tendrían los siguientes beneficios: menos autos en la calle, menos congestionamiento, menos contaminación, menos tiempos de translados, más orden en el uso de la calle, se desincentivan los asentamientos lejanos, se incentiva la densificacion y la compactación de la ciudad.